Batidora. Consejos, usos, trucos y mantenimiento

La batidora se ha convertido en un pequeño electrodoméstico casi indispensable para realizar ciertas tareas en la cocina. Si queremos batir mezclas líquidas, picar cualquier alimento o transformar una comida en puré, la batidora es el aparato por excelencia que no falta en ninguna casa.

Su funcionamiento es muy sencillo. Basta con enchufar la batidora a la luz, introducir los alimentos en el recipiente que viene como accesorio con la batidora, situarla dentro de este y apretar el botón para que sus cuchilas empiecen a funcionar.

Es un electrodoméstico barato, simple, que podemos encontrar por un precio muy asequible que oscila entre los 15 y los 60 euros. También hay modelos mucho más sofisticados aptos para quienes sean todos unos sibaritas en la cocina y necesiten de funcionalidades más específicas. En estas batidoras podemos encontrar precios de hasta 120 euros.

Hay que tener en cuenta varias características para elegir la batidora que más se adecue a nuestras necesidades:

  •  Debe ser fácil de usar. Cuanto más cómoda y práctica sea, mejor nos manejaremos con ella y ni siquiera nos dará pereza sacarla del armario para usarla. Si no necesitáis un modelo de batidora demasiado complejo y solo queréis realizar tareas simples, comprad una batidora de encendido rápido para que no os haga perder tiempo.
  •  Si es ligera y no pesa, mejor que mejor. Es un aparato que lo usamos cogiéndolo en vilo, casi sin apoyarlo, por lo que cuanto más fácil sea de manejar, menos nos costará realizar las tareas.
  •  Que sea muy fácil de limpiar. En este aspecto, las batidoras de acero inoxidable son mejores. Fijáos también cuando la compréis que el máximo número de componentes puedan introducirse en el lavavajillas. Esto os hará ganar tiempo en la ardua tarea de fregar y limpiar después de usarla.
  •  La potencia que necesitan para funcionar es un aspecto importante. Si le vamos a dar mucho uso, cuanta más potencia mejor para que el motor no se queme en seguida. Ten en cuenta que cuantas más funciones realice o más compleja sea, más potencia necesita. También hay que evitar un exceso de potencia. Aunque la batidora no consume mucha luz, un ahorro extra nunca viene mal, sobre todo si la potencia es innecesaria.

Encontramos en el mercado tres tipos de batidoras, con un diseño y unas funciones específicas:

  •  Batidora de varilla o brazo: Es la batidora alargada de toda la vida. Su motor está dispuesto en forma vertical y se extiende con el accesorio para batir, que además suele ser desmontable para limpiarlo. Aunque no necesita un recipiente especial para usarla, es recomendable introducirla en un cacharro alto de plástico para evitar salpicaduras.
  • Es la que menos funciones realiza: batir o mezclar y triturar si los alimentos están ya muy picados o desmenuzados. Pero es de las más prácticas y la que más tipos de accesorios admite.
  •  Batidora amasadora: Tiene un montador corto conectado a un eje y unos engranajes que son los que le hacen girar y batir. Se caracteriza por tener un cuerpo compacto y un asa para cogerla. El montador está situado en un ángulo de 90º respecto al cuerpo, en el que está insertado el motor.
  • Sus funciones son batir, mezclar o montar, pero no es apta para picar o triturar alimentos. Los modelos más modernos vienen con base giratoria automática para que nosotros solo tengamos que pulsar un botón.
  •  Batidora de vaso: También llamada licuadora. Se constituye de una base, donde se sitúa el motor y los botones para manejarla. Tiene en su área unas cuchillas o hélices, sobre las que se encaja el vaso. Cuando se introducen los comestibles y se pone en marcha, el fondo del vaso en el que están las cuchillas trituran y intercalan la comida.
  • Es muy utilizada para hacer revueltos, zumos, etc. Si solo deseamos batir, no es nuestra batidora ideal. Está pensada para la trituración y para picar comestibles. Admite troceado abultado dado que son muy poderosos.

Todas las batidoras suelen venir con varios accesorios, dependiendo del modelo y sus funciones. Los más comúnes son recipientes para los alimentos y varios tipos de cuchillas o varillas para batir.

 


Más sobre Batidoras



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *