Beneficios del lavavajillas. Ahorro de tiempo y de recursos naturales

Si antes el lavavajillas era sinónimo de gasto, hoy en día los números lo desmienten: ¡te hace ganar un tiempo precioso y ahorrar dinero! Que tu cocina sea abierta o no, se integra en ella de forma armoniosa (y sin ruido). Entonces, ¿por qué privarnos de él?

Beneficios con la compra de un lavavajillas

¡Gana tiempo para ti!

¿Te lo imaginabas? Hacen falta una media de 54 minutos al día para lavar los platos a mano, limpiarlos y guardarlos. En total, esta tarea representa 6 horas y media por semana, es decir, 13 días al año. Sin embargo, si optas por un lavavajillas: cargarlo y vaciarlo solamente te quitará 19 minutos al día, es decir, 2.20 horas por semana. En definitiva, ganas más de 4 horas. ¿Necesitas más datos?

¡Ahorra en tus facturas de agua y de luz!

¡Hoy en día, lavar los platos en el lavavajillas es tres veces más barato que hacerlo a mano! En concreto, los modelos recientes consumen entre 10 y 15 litros para una vajilla de doce cubiertos, mientras que a mano, utilizas 50. Este ahorro puede suponer hasta 168 euros en un año. Por ejemplo: ¡un lavavajillas de unos 600 euros se amortiza en tres años y medio! Tentador, ¿no?

El medio ambiente también sale ganando

Programas inteligentes, teclas de media carga y ciclos baratos han hecho su aparición y contribuyen a una gestión más precisa y racional de la energía consumida (agua y luz). Otra ventaja es que utilizas mucho menos producto de lavado con un lavavajillas. En resumen: menos deshechos contaminantes, ahorro de energía… doble beneficio.

A las cocinas pequeñas les va a encantar…

¡Los tiempos en los que el lavavajillas no entraba en las cocinas pequeñas han pasado! ¡Hoy en día se adapta al tamaño de la habitación! De 60 cm de ancho para 12-15 cubiertos, hasta una versión de 45 cm para 9 cubiertos o compacta para 4 cubiertos. Algunos modelos se deslizan incluso en el espacio del antiguo frigorífico pequeño.

¡Uy! tengo demasiados vasos para lavar

Los organizadores de cocktails lo saben bien, siempre falta espacio para los vasos en un lavavajillas. ¡No tan rápido!, hoy en día los cierres en punta son abatibles, la altura de los cestos es regulable, incluso movible, el cesto para los cubiertos se desdobla, etc. ¡Puedes colocar el interior de tu lavavajillas según tus necesidades del momento!

¡Todo más fácil con la electrónica!

Teniendo en cuenta que no comemos lo mismo todos los días, las innovaciones electrónicas tratan de aportar siempre un resultado satisfactorio en distintas condiciones. Todo se resume en una palabra: SENCILLEZ. En concreto, hoy en día tu lavavajillas se adapta al grado de suciedad de tus platos y determina él solo el programa adecuado, dosifica la cantidad de agua necesaria y te indica el tiempo que queda para el final del ciclo o incluso te avisa cuando el contenedor de sal está vacío.

¡Tiene la apariencia perfecta!

Ahora que las cocinas se están convirtiendo cada vez más en espacios abiertos además de las otras habitaciones de la casa, los constructores siguen innovando desde el punto de vista estético. El lavavajillas se reviste de acero inoxidable o tiene una puerta idéntica a la de los demás muebles de la cocina. Su banda es aparente o invisible para los modelos integrables. En resumen, sabe ser chic o discreto.

¡Silencio! El bebé duerme…

El ruido es, desde siempre, un eje de progreso. Hoy en día, el 72% de los modelos tienen un nivel sonoro inferior a 50 dB contra el 43% de 2002. Gracias a su aislamiento reforzado, los modelos con mayores prestaciones pueden no llegar más que a 40 dB. ¡Un susurro!

Ya no hay riesgo de inundaciones…

¿Tienes que hacer compra y el ciclo no ha terminado? No hay problema, puedes irte tranquilamente, los sistemas de seguridad del lavavajillas vigilan… El sistema antidesbordamiento activa el vaciado cuando el nivel de agua llega a su cota de alerta en el tanque. El sistema de seguridad antifugas corta la llegada de agua si detecta humedad debajo del electrodoméstico. Los fabricantes han pensado incluso en las pequeñas manos curiosas: algunos modelos impiden cualquier apertura intempestiva de la puerta.

Ahorro

Barato por partida triple

¡El lavavajillas ya no es un lujo! ¡Es tres veces más barato que lavar los platos a mano!

  • Ahorras agua: los nuevos electrodomésticos utilizan 12 litros de agua de media frente a los 60 litros de un lavado a mano
  • Ahorras dinero: con un lavavajillas te ahorrarás unos cien euros al año. Sobre todo si tiene un “programa inteligente” capaz de regular su consumo en función de la vajilla que cargues y de lo sucia que esté.
  • Ahorras tiempo: ¡en un año, el tiempo que pasas lavándolos platos a mano supone aproximadamente el equivalente a 11 días! ¿Podrías hacer otra cosa con todo ese tiempo verdad?

Programador inteligente

Gracias a la gestión electrónica de los programas, el lavavajillas se vuelve “inteligente”. Es capaz de adaptar automáticamente cada ciclo a la carga y al nivel de suciedad de aquello que estás lavando, ajusta en tiempo real el consumo de agua o la duración del lavado. En concreto, basta con que elijas el programa y la electrónica hace el resto! De esta manera obtendrás un lavado óptimo consumiendo solo lo estrictamente necesario.

Poco consumo

¿Te preocupa el medioambiente? ¿Quieres ahorrar? La etiqueta de energía te informa del consumo de energía del electrodoméstico y de sus prestaciones de lavado de secado. Clase A, B, C…esas famosas denominaciones te permiten comparar los distintos modelos. En cuanto al consumo de agua del lavavajillas, encontrarás el dato en esa misma etiqueta. A título informativo, los lavavajillas más ahorradores consumen menos de 12 litros por ciclo.

Silencioso

¿Oyes algo? No. Y sin embargo, mientras estás sirviendo el café a tus amigos, tu lavavajillas no está de brazos cruzados. Pues sí, gracias a la calidad de aislamiento fónico de algunos modelos, estos son ultra discretos y tienen un nivel sonoro inferior a 47 decibelios…¡Un ronroneo!

Debes saber: una disminución de 3 decibelios representa la mitad de ruido.

Tamaño y capacidad de lavado

El ancho de un lavavajillas suele darte una buena pista sobre su capacidad. Los lavavajillas de 60 cm acogen entre 12 y 14 cubiertos según el modelo. Aquellos de 45 cm, 9 cubiertos. Los modelos compactos (mucho más bajos), 4 cubiertos. Si tienes poco espacio en tu cocina, elige un modelo de 45 cm de ancho…Una buena opción para ganar espacio y capacidad de lavado.


Más sobre Lavavajillas



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *