Cafeteras. Diferencias entre goteo, expresso y cápsulas

La cafetera es un electrodoméstico del hogar muy habitual que no falta en ninguna cocina. Por ello, te ayudamos a elegir la que mejor te convenga y te informamos de sus diferentes características.

¿Qué es una cafetera?

La cafetera es uno de los pequeños electrodomésticos que no faltan en ninguna cocina. Sirve para preparar café de manera rápida y sencilla, haciéndonos más cómodo el desayuno.

La cafetera proviene del tradicional molinillo de café. Su sistema es sencillo, tan solo basta con un filtro con el café molido y un depósito de agua que pase por él. De esta forma, el agua se convierte en “agua manchada”, es decir, café, listo para tomar.

Desde su creación, la cafetera ha desarrollado una evolución que se ha visto impulsada en los últimos años gracias a la tecnología. Podemos encontrar desde los modelos más clásicos hasta auténticos aparatos digitales creados además con un diseño exclusivo. Hasta los mismísimos George Clooney y John Malkovich han prestado su imagen para una conocida marca de café, ofreciendo esa imagen sofisticada que aleja a las cafeteras de un aparato de consumo al uso.

Hay que distinguir los diferentes tipos de cafetera que se venden en la actualidad, habiendo una gran cantidad de modelos que se adaptan a las necesidades de todos los usuarios:

  • Cafetera de goteo: la que podríamos llamar “de toda la vida”. Se llama así porque el agua que pasa por el filtro va goteando en el recipiente.
  • Cafetera expresso: como las que vemos en los bares. El café se hace con agua caliente que pasa a presión.
  • Cafetera italiana: es también de las que hemos visto siempre en casa. Es una especie de termo de metal que se pone al fuego, con dos cuerpos, uno para el agua y otro para el café.

Para los paladares más exigentes que quieran degustar el café con su máximo sabor, también se puede comprar el café en grano y molerlo uno mismo con un molinillo de café.

¿Qué es una cafetera de goteo?

La cafetera es uno de los pequeños electrodomésticos que no faltan en ninguna cocina. Sirve para preparar café de manera rápida y sencilla, haciéndonos más cómodo el desayuno. Proviene del tradicional molinillo de café pero ha evolucionado en diversos tipos de cafetera. La más habitual que vemos en las casas es la cafetera de goteo.

Este tipo de cafetera tiene un sistema de funcionamiento muy sencillo. Consta de un depósito de agua, una cavidad para el filtro en el que se coloca el café molido y y una base eléctrica en la que va puesta la jarra.

Cuando la encendemos, el agua pasa por el filtro. De esta forma, el agua se convierte en “agua manchada”, es decir, café, y va cayendo por goteo al recipiente, en el que se mantiene caliente gracias a la base en la que está colocado.

La cafetera de goteo es esa a la que podríamos llamar “cafetera de toda la vida” junto al modelo de cafetera italiana. Su nombre se debe, precisamente, a que el agua va goteando dentro del recipiente tras pasar por el filtro con el café.

El mantenimiento de estas cafeteras es muy sencilo y barato. Basta con mantener el filtro limpio para que no se obstruya. Hay cafeteras que llevan un filtro duradero, de plástico, que es fácilmente desmontable y lavable, incluso para meter en el lavavajillas.

Son cafeteras pensadas para preparar gran cantidad de café, para muchas personas o para quien sea asiduo al café. Su capacidad varia dependiendo del modelo y el tamaño del depósito de agua, pero da para preparar entre 10 y 15 tazas de café.

El depósito de agua tiene un máximo y un mínimo para no desbordar la cafetera, pero entre esos límites, podemos llenarlo como queramos en función de cómo nos guste más el café. Para un café bien cargado que nos ponga las pilas por las mañanas echaremos menos agua. Si nos gusta más ligero y queremos un café large, echaremos más agua para que salga más claro.

Otros modelos de cafeteras usan filtros desechables y basta con recambiarlo por nuevos. Suelen venderse en packs y son baratos. También los hay de diferentes formas y modelos para adaptarse a todo tipo de cafeteras, ya que son fabricados por marcas genéricas.

¿Qué es una cafetera expresso?

La cafetera es uno de los pequeños electrodomésticos que no faltan en ninguna cocina. Sirve para preparar café de manera rápida y sencilla, haciéndonos más cómodo el desayuno. Proviene del tradicional molinillo de café pero ha evolucionado en diversos tipos de cafetera. La cafetera expresso es uno de los modelos más sofisticados del mercado, habiendo incluso diferentes tipos dentro de esta categoría.

Es la más rápida y su funcionamiento consiste en hace pasar el agua muy caliente a una presión determinada durante unos segundos. El café molido que se usa en este tipo de cafetera es muy fino para que, por un lado, el agua pueda filtrarse mejor y por otro, se recoja todo el sabor.

La cafetera expresso doméstica es muy similar a la que vemos en los bares, solo que está adaptada para un uso diario casero. Es un tipo de cafetera ideal para hogares en los que no se consume mucho café. Suelen preparar tan solo una taza, pero hay modelos en el mercado para preparar dos tazas simultáneamente con dos boquillas.

Además de la rapidez y el sabor del café, permite dar una cremosidad como la de las cafeteras industriales. Dependiendo además de las funciones y accesorios que tenga, podrá preparar cafés más complejos y sofisticados.

Las partes fundamentales de la cafetera expresso son la bomba de presión, las válvulas, el depósito del agua, el filtro y la boquilla. Los modelos antiguos llevaban, en vez de bomba, palanca para ejercer la presión de forma manual. Dependiendo de como estén instalados sus componentes, encontramos tres tipos de cafeteras expresso:

  •  Semiautomática: es la cafeterea expresso que se sirve de una bomba en lugar de la palanca manual para pasar el agua a través del filtro. Las válvulas son las encargadas de ejercer el resto de la presión para que salga el café espumoso.
  •  Automática: esta cafetera tiene incorporado un caudalímetro al módulo principal por el que pasa el agua. Hace que la bomba se detenga cuando ha pasado el suficiente agua para el preparado del café. Si cuenta con función para moler café, este proceso suele ser manual.
  •  Superautomática: es un modelo que tiene automáticos todos los procesos de la cafetera. Tanto el molido del café como la extracción para su posterior filtrado. Lo único que tenemos que hacer nosotros es poner los granos de café en la cafetera.

Además de su funcionamiento, existen subcategorías dentro de las cafeteras expresso que nos ofrecen características diferentes para adecuarse a cada hogar:

  • Cafetera expresso combi: además de haber cafeteras dobles con dos boquillas para preparar dos tazas simultáneamente, existen combis que juntan el café expresso con el sistema de goteo. Tienen por tanto integradas dos sistemas, el de tazas individuales para cuando solo se quiera un café y el de jarra cuando necesitemos más cantidad.
  • Cafetera expresso de cápsulas: las cafeteras expresso que no llevan molido de café funcionan a través de cápsulas. Son recipientes unidosis en las que ya va preparado el café molido. Lo bueno de estas cápsulas es que se venden de diferentes sabores para preparar capuccinos, latte, cafés con esencias de sabores, etc. Las cápsulas son de un solo uso y se venden en packs.

Cafetera de cápsulas

Sencillez y elección

Gracias a las cafeteras de cápsulas, cualquier persona puede elaborar un café excelente, perfectamente dosificado… ¡y sin tener que fregar casi! Y además, ¿por qué una cafetera tiene que hacer solo café? Gracias a las cafeteras de cápsulas multibebidas podrás elegir los sabores: café para estar despierto hasta tarde, té para los invitados, chocolate para calentarte. ¡Sólo tendrás que elegir la cápsula que quieras! Además, estás cafeteras son compactas y tienen bonitos colores que puedes combinar con el mobiliario de tu cocina.

Café en cápsulas

El café puede ser una pausa para compartir, un instante de placer, por lo tanto, debe estar a la altura de esos momentos. Los amantes del café saben que uno bien hecho nada más abrir el paquete es mejor que el que se hace varios días después con la misma cantidad de grano molido. ¿Cuál es la solución? Elegir café en cápsulas. Sencillez asegurada. ¡Las cápsulas contienen la cantidad ideal para un café a la vez que conservan el aroma! Resultado: tu café es delicioso taza tras taza. ¡Di adiós al “agua sucia”!

¡Multibebidas: el concepto!

Por la mañana bebes té o chocolate, depende de como te levantes. A mediodía, un café. Al final del día, tu pequeño placer es un cappuccino. ¡Y eso sin contar con tu pareja, a la que también le gusta variar los placeres! Por este motivo, algunas cafeteras permiten elaborar café, té, chocolate y a veces incluso cappuccino o latte macchiato, ¡estas bebidas italianas tan conocidas!

Cada cafetera multibebidas ofrece una carta de sabores dependiendo de la marca que use. Comprueba bien los diferentes tipos de cápsulas para cada marca para elegir la cafetera que más te convenga. Puedes elegir entre Dolce Gusto, Nespresso, Tassimo o Senseo.

Cada vez más práctico

Parada automática de la máquina, accesorios lavables en el lavavajillas, depósito de agua de gran capacidad, alerta antical… ¡Las cafeteras de cápsulas y multibebidas no retroceden ante nada para hacerte la vida más fácil! Algunos modelos te indican incluso cuando debes rellenar el depósito: otra manera de garantizar que obtendrás un gran café. Los modelos más modernos y sofisticados “recuerdan” tus gustos con su memoria programable.

Aprende a usar tu cafetera

El momento café

Desayuno, ritual después de comer, a veces incluso un descafeinado por la noche… ¡El café es tu compañero en los momentos más privilegiados del día! Tu cafetera es indispensable, se convierte en el verdadero cómplice de todos esos instantes cotidianos de relax. Tener la certeza de poder saborear un café bien caliente nada más salir de la cama, poder seleccionar la intensidad, mantenerlo caliente durante horas… Las cafeteras de hoy en día te aportan un confort muy notable cada mañana.

Programación, pausa automática… ¡descifrado!

  •  La función de pausado automático evita que el café cueza dentro de la cafetera y emita un olor agrio. Algunos modelos permiten elegir el tiempo que debe pasar hasta que la cafetera se apague, los demás suelen estar configurados por defecto.
  •  La función de programación de una cafetera te permite preparar el café a una hora determinada con antelación. Las siete para despertarte, las 14:30 para después de comer del domingo o para la presentación de las 8:30 en la oficina… ¡Programa tu hora!

Un café que se mantiene caliente

¿Te horroriza el café frío? La función “mantener caliente” te permite conservar tu café a la temperatura idónea, conservando su sabor y su aroma gracias a su dispensador isotérmico durante unas horas.

Con molinillo integrado

Si uno de tus placeres es comprar y degustar distintas variedades de café en grano mezcladas en tiendas gourmet, una cafetera dotada de un molinillo te permitirá apreciar el aroma de cada café recién molido. Basta con colocar los granos en el depósito de café y ajustar el número de tazas y el tamaño de la molienda que desees. La cafetera adapta automáticamente la cantidad de café en grano que debe moler en función del número de tazas que hayas elegido.

Debes saber: ¡este tipo de cafetera también funciona con café molido!

Selector de aromas

El placer de un buen café marca tu jornada. Sin embargo, lo prefieres consistentes por la mañana y más ligero por la noche. Con el selector de aromas obtendrás un café como tú quieras sea cual sea el número de tazas que programes. Regulará el paso de agua sobre la molienda para obtener la misma calidad tanto para dos como para diez tazas.

El truco

Café y jardinería son buenos compañeros

¿Te gusta la jardinería? No tires los posos de café a la basura, úsalos para trasplantar tus plantas. ¡Mezclados con la tierra suponen un abono excelente!


Más sobre Cafeteras



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *