Loading Posts...

Cocina. Tipos y diferencias gas, eléctricas, mixtas y otras

Que es una cocina
Que es una cocina

La cocina es la pieza de una vivienda dedicada al almacenamiento, preparación y consumo de los alimentos (además de mil y una cosas más que al lector seguro que se le ocurren). El Diccionario de la Real Academia Española (DRAE) la define así: “Pieza o sitio de la casa en el cual se guisa la comida“.

Qué es una cocina

La cocina está compuesta por una serie de electrodomésticos (frigorífico, lavavajillas, horno, microondas, etc.), por una serie de muebles de cocina (estanterías, mesa, sillas, fregadero), a veces la despensa y otros.

Otra acepción de cocina más concreta es la del electrodoméstico utilizado para preparar alimentos que se sitúa en la estancia de la casa del mismo nombre. El DRAE la define así: “Aparato que hace las veces de fogón, con hornillos o fuegos y a veces horno. Puede calentar con carbón, gas, electricidad, etc.”.

Una cocina moderna puede tener como fuente de energía distintos combustibles como el carbón, la leña, el gas o la electricidad. Nosotros nos vamos a centrar en las más comunes: las cocinas eléctricas y las cocinas de gas. Dejamos aparte las encimeras vitrocerámicas, que las vemos en otro apartado diferenciado como electrodoméstico que sirve también para cocinar.

Partes de una cocina

Básicamente, todas las cocinas, se alimenten de la fuente de energía que sea, cuentan con un número determinado de fuegos (cuando hablamos de encimeras se llaman focos de calor), normalmente entre 2 y 4, dependiendo del tamaño y el modelo. Estos fuegos pueden ser también de diferentes tamaños para poder usar todo tipo de recipientes.

Si la cocina es de gas, serán quemadores desmontables para poder limpiarlos y si es una vitrocerámica más moderna serán focos.

Las cocinas pueden ir encastradas en la encimera o pueden formar un todo junto con el horno o un armario en el que va metida la bombona de gas (en caso de utilizar este combustible, gas butano).

Tipos de cocina

La cocina de gas utiliza unos inyectores en los fuegos por los que transmitir el combustible y por los orificios sale y entra en contacto con el aire. Esta mezcla al ser prendida por una llama, produce una combustión que calentará los recipientes en función de la potencia (caudal de gas) que le demos por medio de los mandos.

Por su parte, la cocina eléctrica va enchufada a la luz y no utiliza ninguna combustión. A demanda del usuario, una resistencia convierte la electricidad en calor, transmitiéndole a los focos en los que se calientan los recipientes para cocinar.

Qué es una cocina de gas

La cocina es el electrodoméstico utilizado para preparar alimentos y se sitúa en la estancia de la casa con el mismo nombre. La cocina de gas es uno de los tipos de cocinas que existen en el mercado y usa como fuente de energía el gas, frente a la cocina eléctrica, que se sirve de la electricidad para cumplir el mismo cometido.

La cocina de gas (puede ser de gas butano o de gas natural) cuenta con un número determinado de fuegos o quemadores, normalmente entre 2 y 4 dependiendo del tamaño y el modelo. Estos quemadores pueden ser también de diferentes tamaños para poder usar todo tipo de recipientes. Estos quemadores son desmontables para poder limpiarlos adecuadamente después de cocinar y evitar que restos de grasa o comida obstruyan la salida del combustible.

La cocina de gas utiliza unos inyectores en los fuegos por los que transmitir el combustible y por los orificios sale y entra en contacto con el aire. Esta mezcla al ser prendida por una llama, produce una combustión que calentará los recipientes en función de la potencia que le demos con los mandos.

Aunque la cocina de gas puede ir encastrada en la encimera si va suelta, es más frecuente que vaya en un mismo módulo junto con un horno, que también se alimentará de gas para funcionar. Si no lleva horno, puede ser un armario metálico en el que iría metida la bombona de gas y los conductos, para que no se vean y sea fácil instalar la cocina.

Qué es una cocina eléctrica

La cocina es el electrodoméstico utilizado para preparar alimentos y se sitúa en la estancia de la casa con el mismo nombre. La cocina eléctrica usa como fuente de energía la luz, frente a la cocina de gas, que se sirve de gas embotellado (gas butano) o canalizado (cocina de gas natural) para cumplir el cometido de cocinar alimentos.

La cocina eléctrica cuenta con un número determinado de focos de calor, normalmente entre 2 y 4 dependiendo del tamaño y el modelo. Estos pueden ser también de diferentes tamaños para poder usar todo tipo de recipientes.

Las cocinas eléctricas pueden ir encastradas en la encimera o pueden formar parte de un módulo entero junto con el horno. Este tipo de cocina funciona enchufada a la red de luz y no utiliza ninguna combustión ni gas. Una resistencia convierte la electricidad en calor, transmitiéndoselo a los focos en los que se calientan los recipientes para cocinar. Esta resistencia es una pieza que se puede estropear con el paso del tiempo, pero su uso es seguro.

Las cocinas eléctricas consumen una cantidad considerable de energía por lo que es aconsejable tener en cuenta la clase energética a la que pertenecen.

Qué es una cocina mixta

La cocina es el electrodoméstico utilizado para preparar alimentos y se sitúa en la estancia de la casa con el mismo nombre. Puede tener como fuente de energía combustibles como el carbón, la madera, el gas o la electricidad, pero hay cocinas que utilizan estas dos últimas (gas y electricidad) para contar con las ventajas de los dos tipos.

Son las cocinas mixtas o combinadas y pueden ser mixtas de varias formas:

  •  Cocinas mixtas por contar con 3 o 4 focos de calor, uno o dos de ellos que funcionan con gas y el resto funciona con la electricidad. Estos fuegos pueden ser también de diferentes tamaños para poder usar todo tipo de recipientes.
  •  Cocinas mixtas por tener quemadores convencionales a gas y un horno eléctrico.

La parte de la cocina de gas tiene unos quemadores desmontables para poder limpiarlos y que no se obstruyan los orificios por los que sale la llama. La parte de cocina eléctrica lleva unos focos de calor eléctricos que no necesitan orificios para el combustible, si no que se alimentan de la luz a través de una resistencia.

Las cocinas mixtas, al igual que los dos tipos de cocina por separado, pueden ir encastradas en la encimera o pueden formar módulo completo con el horno incluido. O también ir acopladas a un armario en el que iría la bombona y la instalación de ambos métodos de calor.

Ventajas de las cocinas mixtas

Las cocinas mixtas cuentan con todas las ventajas de cada uno de los tipos de cocinas, compensando también sus defectos:

  •  Si se va la luz, aún podemos cocinar con gas, o
  • Si por el contrario, nos quedamos sin gas, podemos cocinar en la parte eléctrica.

Como otros tipos de cocinas mixtas se pueden considerar las vitrocerámicas que funcionan con gas, pudiendo aprovechar así las ventajas de este tipo de cocina pero con la estética y el diseño más modernos. Y también los llamados cristalgas, que combinan una base de cristal templado con varios quemadores, dependiendo del tamaño que se quiera.

Qué diferencias hay entre la cocina de gas y la cocina eléctrica

La cocina es el electrodoméstico estrella de, valga la redundancia, la cocina. Lo más moderno ahora son las vitrocerámicas de inducción eléctricas pero aún hay aparatos que funcionan con gas y resultan más económicos o más prácticos dependiendo del espacio y las características de las que dispongamos en casa.

Dicen los más gourmet que con el fuego saben mejor los platos. Pero esta no es la principal razón por la que se elije una cocina u otra. Cada una tienen sus pros y sus contras.

Cocinas de gas

Uno de los pros de la cocina de gas puede ser, efectivamente, el sabor que se obtiene de cocinar con fuego en vez de con calor eléctrico. Tampoco consume electricidad, por lo que si se sufre un apagón o saltan los plomos, podrás seguir cocinando sin problemas. Ahorran también tiempo, ya que la llama calienta más rápidamente al estar en contacto con el recipiente. El calor que producen son más recomendables para asar.

Por contra, si es de gas butano, hay que estar pendiente de si se gasta o no la bombona de gas, dejar el circuito cerrado para que no haya fugas (butano / gas natural) y comprobar la instalación de vez en cuando por si los deterioros producen fugas. Es por tanto, menos seguro en ese aspecto.

Los pros de la cocina eléctrica son la seguridad y el no tener que estar pendiente del combustible. Son también más fáciles de limpiar, ya que no hay conductos ni piezas desmontables. Este tipo de cocina es más recomendable para cocer a fuego lento.

Por contra, el sabor que se obtiene puede ser diferente. Al ir enchufado a la red eléctrica, su consumo de energía sumado a varios electrodomésticos pueden causar un salto en los plomos, además de ser uno de los aparatos del hogar que más energía gasta.

Otros tipos de cocinas

Existen también vitrocerámicas que funcionan con gas, pudiendo aprovechar así las ventajas de este tipo de cocina pero con la estética y el diseño más modernos. Los llamados cristalgascombinan una base de cristal templado con varios quemadores, dependiendo del tamaño que se quiera.

Cocina mixta

Si lo que prefieres es disponer de las ventajas que ambas cocinas ofrecen, puedes instalarte una cocina mixta o combinada. Estos electrodomésticos llevan uno o dos fuegos de cada tipo, es decir, mitad cocina de gas, mitad cocina eléctrica.

Show one comment

enero 30, 2018
0

Me agrado la explicacion fue clara y entendible.
Compré una electrica una sola pieza con horno no es de vitrio y no se como se usa por favor si me pueden sugerir paginas se los agradezco muchas gracias

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.