Loading Posts...

¿Cómo elegir tu calefacción?

Como elegir tu calefaccion
Como elegir tu calefaccion

Baño. ¿La ducha se ha convertido en un suplicio?

¿Aún no han encendido la calefacción central y se te hace cada vez más difícil ducharte por las mañanas? ¡Piensa en un calefactor de aire! Tienen una resistencia eléctrica que calienta el aire y son perfectos para el baño, la cocina o los dormitorios.

Su tamaño reducido se adapta perfectamente a los espacios pequeños y ofrecen además un aumento rápido de la temperatura. Su potencia de calentamiento está especialmente adaptada para calentar y mantener la temperatura deseada en la habitación en la que estás.

¿El salón está fresco?

Ya sea de pared o de pie, el calefactor de aire convector tiene un termostato electrónico y permite llegar a la temperatura deseada en poco tiempo. Es adecuado para las habitaciones pequeñas, cuenta con un mínimo de 100 vatios por m² con una altura hasta el techo de 2.50 metros. Por ejemplo, para un salón de 20 m² debes prever un convector con una potencia de 2000 vatios.

El emisor térmico irradia la habitación en la que está ubicado, calentando solamente a las personas, los muebles y los objetos, sin emitir aire caliente. ¡No huele, no hay polvo ni movimiento del aire, no deja restos negros sobre el papel pintado, no seca el aire! Es adecuado para habitaciones pequeñas o medianas. Para una habitación grande deberás tener varios emisores.

Para un dormitorio, un despacho…

Más clásico y fácil de desplazar, el radiador es ideal para seguirte por todas las habitaciones de la casa. ¿Cómo funciona? El radiador contiene aceites minerales, que una vez calentados, transmiten el calor a la carcasa metálica del aparato. Su calor suave no reseca el ambiente. La subida de temperatura es progresiva, pero sigue emitiendo calor una vez apagado.

¿Eres friolero o friolera? Estufa, bolsa de agua caliente, almohadilla eléctrica, calientapies… descubre todas nuestras soluciones para un confort máximo.

Para las casas y las habitaciones grandes

Los calefactores de aceite o de gas tienen un poder altamente calorífico. Gracias a su radiación, calientan rápidamente una habitación. El calor es suave y conveniente para grandes espacios. El almacenamiento de combustible se hace con toda seguridad (gracias al sistema termopar para el gas y un control de carga del aire de CO2) y las paredes permanecen frías bajo cualquier circunstancia. La potencia es escalonada, de 2000 a 3800 vatios.