Loading Posts...

¿Cómo hacer desaparecer las manchas resistentes?

Mayonesa, mantequilla, salsas de todo tipo…

Existen varias soluciones para deshacerte de esas manchas de grasa. ¡Tú eliges!

  • El líquido lavavajillas. Echa 1 gota directamente sobre la mancha, déjalo actuar un momento y mete el mantel a la lavadora.
  • También puedes cubrir la mancha con polvos de talco o harina para que el polvo absorba la grasa. Cuando terminéis de comer, quita el polvo y mete el mantel a la lavadora.
  • El jabón de Marsella también es un buen aliado. Solamente tendrás que frotar la mancha de grasa mojando un poco el jabón para que se cree una costra. Déjalo actuar durante 1 hora y mételo a la lavadora.

La cera de una vela

Para quitar la cera de una vela de un mantel o una prenda de ropa tendrás que seguir las siguientes etapas:

  1. Para empezar, raspa muy suavemente la cera que haya caído en el mantel. Ten cuidado de no dañarlo.
  2. Coloca papel absorbente (papel de cocina, papel de seda, papel secante) encima y debajo del tejido al que quieras quitarle la mancha.
  3. Pasa por encima una plancha templada. La cera volverá a ponerse líquida y se fijará sobre el papel absorbente.
  4. Repite la operación en cuanto que el papel absorbente se haya llenado de cera. Cuando la hayas quitado, solamente te quedará meter el mantel a la lavadora.

¿Se te ha caído un vaso de vino?

Basta de ideas preconcebidas: la sal no es eficaz contra las manchas de vino. Es incluso lo contrario, ya que fija las manchas en vez de “aspirarlas”. Nunca utilices sal para quitar una mancha de vino. Olvida también otras leyendas urbanas como el vino blanco (deja marcas) o el vinagre de vino (que también fija las manchas). La mejor solución consiste en aplicar inmediatamente papel absorbente sobre la mancha de vino para que “aspire” la máxima cantidad de vino y evitar que la mancha se extienda. Después, deja el mantel en remojo en agua caliente con detergente en un barreño durante 1 noche entera antes de meterlo a la lavadora para que te salga tan limpio como el primer día.