Lo mejor para el cuidado dental

Si quieres mantener sanos tus dientes y encías el cepillo eléctrico es la mejor solución, sea del tipo que sea (sistema 3D, sónico o rotatorio). El cepillo de dientes eléctrico y su compañero el irrigador son tus mejores aliados para conseguir una sonrisa de escándalo y una higiene dental perfecta. ¿Quieres limitar la formación de sarro? ¿Quieres blanquear tus dientes y mejorar la salud de tus encías?

La salud de tus dientes puede influir en tu salud general

El cuidado de los dientes debe ser una prioridad a la hora de la prevención de futuras enfermedades, y no simplemente relacionadas con la boca y sus proximidades. Hoy en día, gracias a los últimos estudio realizados, se sabe que los problemas y enfermedades bucales pueden estar relacionados con problemas generales de salud.

Quizás la diabetes sea el ejemplo más clarividente. Cuando una persona tiene altos niveles de glucosa en sangre se produce más fácilmente el crecimiento de la placa bacteriana. También es común entre las personas que padecen problemas dentales que se acompañen de dolores de cabeza.

Las ventajas del cepillo eléctrico

Para evitar las enfermedades bucales es necesario un mantenimiento diario y para ello un cepillo eléctrico es, sin duda, la mejor opción. Los nuevos modelos de cepillos son capaces de alcanzar zonas que son inaccesibles para los cepillos tradicionales, especialmente las zonas interdentales. Esto es de gran importancia de cara a evitar problemas como la gengivitis (inflamación de las encías) que se produce por la acumulación de la placa bacteriana en estas zonas. Si no se previene la llegada de esta enfermedad puede devenir en otras mayores que si requieran de una visita al dentista y las consecuencias económicas y personales que supone, principalmente dolores y el típico miedo “escénico” ante la próxima visita.

Las ventajas de los cepillos eléctricos no se basan sólo en acceder a zonas difíciles. Muchos modelos son capaces de adaptarse a las distintas zonas de la boca consiguiendo un cepillado menos doloroso y costoso. Además se acompaña el cepillado de una sensación de mayor suavidad incluso para las personas más sensibles. Además las nuevas tecnologías que incorporan (sistema 3D, sónico o rotatorio) hacen que sean totalmente eficiente independientemente del sistema elegido. Cada uno de ellos tiene unas características distintas pero todos ellos pueden funcionar perfectamente.

Prevenir antes que curar

En cualquier caso, no hay que olvidar las visitas periódicas al dentista por muy buen cuidado que se realice de los dientes. Aunque en apariencia creamos que nuestra dentadura y encías están muy sanas se pueden tener enfermedades y problemas no perceptibles a simple vista y que un profesional es el único capaz de comprender. No hay que basar nuestro método de higiene bucal en obtener unos dientes lo más blancos posibles. Es evidente que unos dientes sanos tienden a un color blanquecino pero no es indicador directo de estar 100% cuidados.

Si detectamos problemas comunes que se repiten de una forma más o menos continuada como falta de apetito, problemas para conciliar el sueño o dolores de cabeza tal vez nuestra salud bucal sea la responsable. Es conveniente combinar la visita a nuestro dentista con una visita al médico de cabecera siempre como forma preventiva. Por tanto para un perfecto mantenimiento de la salud bucal nuestros consejos son la elección de un cepillo de dientes lo más completo posible (y a poder ser acompañado de un irrigador bucal) y visitas periódicas al dentista.

La eficacia del cepillado eléctrico

¡Las caries pueden empezar a preocuparse! El cepillo de dientes eléctrico permite eliminar eficazmente  la placa dental incluso en las zonas de difícil acceso (la parte interna de la muela del fondo, justo ahí…) gracias a sus numerosos movimientos. De esta manera, tus dientes estarán bien limpios y tus encías sanas. Además evitarás gingivitis y sangrados desagradables. Tus encías se verán reforzadas.

Bonus: ¡algunos cepillos tienen una función “pulido” para blanquear tus dientes de forma natural! Resultado: ¡una boca sana y una sonrisa espectacular!

Como complemento, podrás utilizar un irrigador dental, también llamado “jet dental”. Este despega los restos de alimentos y masajea tus encías suavemente para reforzarlas. ¡Un auténtico cuidado!

Diseño y ergonomía

Cepillarse los dientes debe ser tan sencillo como decir hola. Por este motivo, los fabricantes de cepillos de dientes eléctricos han dado prioridad a la comodidad a la hora de usarlos. Los cepillos son recargables, el manejo es sencillo, un temporizador te puede indicar con una alarma la duración recomendada para un buen cepillado… ¡Adiós al reloj de arena!

Lo mejor: un cepillo equipado con un pequeño display anexo que podrás colocar en el baño. Mientras te cepillas los dientes te indicará el tiempo que te queda, pero también otras informaciones para mejorar tus costumbres a la hora de cepillarte, como por ejemplo una alerta si ejerces demasiada presión.

Los cepillos de dientes eléctricos

¡Rotatoria, sistema 3D o sónico, cada cepillo de dientes eléctrico tiene su tecnología! Como su nombre indica, la tecnología rotatoria utiliza un movimiento oscilante rotatorio. La evolución de esta técnica es el sistema 3D que combina rotación/pulsión. La tecnología sónica utiliza lo que denominamos fuerzas fluidas creadas por la velocidad del extremo de las cerdas. Sea cual sea la técnica del cepillo de dientes, su eficacia es óptima para acabar con la placa dental.

Además, podrás apreciar sus distintas funcionalidades según el cepillo: temporizador, parada automática si la presión del cepillado es demasiado fuerte, indicador de carga, limpiador de cabezal…

Los irrigadores dentales

¿Tienes las encías sensibles? ¿Eres presa de las gingivitis? Cuida tus encías masajeándolas con el chorro de agua de un irrigador dental. La presión modulable permite variar la intensidad del chorro de agua para poder realizar masajes suaves o más intensos. Normalmente podrás elegir también distintos tipos de chorro: mono (para llegar a una zona específica) o rotatorio (para limpiar y masajear las encías).

¿Dónde encuentro los cabezales?

Para no quedarte sin cabezales para tu cepillo de dientes eléctrico, entra en nuestra sección de accesorios. Cabezales, cánulas o loción para el irrigador dental…encontrarás el modelo que necesitas.

El truco

¿Cuándo cambio de cabezal?

Es recomendable cambiar de cabezal cada tres meses. Ingenioso: algunos cepillos de dientes eléctricos especialmente elaborados te indican cuando es necesario cambiarlo.

Cómo elegir tu cepillo dental

La eficacia del cepillado eléctrico

Las caries lo van a tener difícil. Gracias a sus numerosos movimientos, el cepillo eléctrico permite eliminar eficazmente la placa incluso en las zonas de difícil acceso (ya sabes, la cara interior de las muelas del fondo, justo ahí…). De esta manera tus dientes estarán bien limpios y tus encías sanas. Evitarás gingivitis y desagradables sangrados. Reforzarás tus encías. Además, algunos cepillos disponen de la función “pulido” para blanquear tus dientes de manera natural. El resultado es una boca sana y una sonrisa brillante.

Como complemento puedes utilizar un irrigador bucal, también llamado “jet dental”. Se ocupa de sacar los residuos de comida y masajear tus encías suavemente para reforzarlas. Un auténtico cuidado.

Diseño y ergonomía

Cepillarse los dientes debe ser tan sencillo como decir hola. Por este motivo, los fabricantes de cepillos eléctricos cuidan especialmente la comodidad de uso. Los cepillos son recargables, muy manejables y algunos incluso tienen un temporizador que te indica con un pitido el tiempo recomendado para un buen cepillado. ¡Di adiós al reloj de arena!

Lo mejor: un cepillo de dientes con una pequeña pantalla aislada que colocas en el baño. Mientras te cepillas los dientes te indica el tiempo que te falta además de muchas otras informaciones para mejorar tus costumbres a la hora de cepillarte, como por ejemplo si haces demasiada presión.

Los cepillos dentales eléctricos

Rotatorio, con sistema 3D o sónico, cada cepillo dental eléctrico tiene su tecnología. Como indica su nombre, la tecnología rotatoria utiliza un movimiento oscilo rotatorio. La evolución de esta técnica es el sistema 3D, que combina pulsaciones y rotación/oscilación. La tecnología sónica utiliza lo que llamamos fuerzas fluidas creadas por la velocidad de la punta del cabezal. Sea cual sea la tecnología del cepillo, su eficacia es máxima para acabar con la placa.

Además, tendrás distintas funciones dependiendo del cepillo: temporizador, parada automática si la presión del cepillado es demasiado fuerte, indicador de carga, limpiador del cabezal…

El irrigador bucal

¿Tienes las encías sensibles? ¿Eres propenso a tener gingivitis? Cuida tus encías masajeándolas con el chorro de agua de un irrigador bucal. Puedes realizar masajes suaves o más intensos ya que la presión es ajustable y permite variar la intensidad del chorro de agua. También puedes elegir entre distintos tipos de chorro: mono (para llegar a una zona específica) o rotatorio (para limpiar y masajear las encías).

¿Cuándo debo cambiar de cepillo?

Te recomendamos que cambies el cepillo cada 3 meses.

Truco: algunos cepillos eléctricos te indican cuándo es necesario que los cambies.

Cómo utilizar tu cepillo dental

El cepillo de dientes eléctrico es la herramienta ideal para una limpieza bucal cotidiana en profundidad.

El cepillado

El tiempo de cepillado recomendado con un cepillo eléctrico es de al menos 2 minutos. Lo ideal es pasar 30 segundos en cada una de las 4 zonas de tu boca (superior izquierda / derecha, inferior izquierda / derecha). No es recomendable ejercer demasiada presión. A la larga podrías dañar el esmalte. Desplaza lentamente el cepillo pasando de un diente a otro, primero por fuera y después por dentro, sin olvidar las superficies de masticado.

Los cepillos

Te recomendamos que cambies el cepillo cada 3 meses. De todas maneras, si ves que el cepillo está dañado o que el indicador cambia de color, puedes cambiarlo un poco antes. Las vibraciones podrían molestarte al principio. Espera 1 semana para que deje de incomodarte. Si tus dientes tienen manchas o llevas aparato, existen distintos tipos de cepillos que permiten blanquear tus dientes o que están especialmente adaptados a las ortodoncias.

 Higiene

Antes de utilizar por primera vez el cepillo, enjuágalo cuidadosamente con agua. Repite este gesto después de cada cepillado. No olvides enjuagar también la parte interna del cepillo para eliminar cualquier resto de pasta de dientes. Para eliminar todas las bacterias puedes utilizar un purificador UV.

¿Tienes las encías sensibles?

Las primeras veces que utilices el cepillo tus encías podrían sangrar un poco, sobre todo si las tienes sensibles. Existen cepillos con cerdas flexibles especialmente adaptadas a las encías frágiles. No presiones demasiado. En cualquier caso, todo debería funcionar bien en unos 15 días. A partir de ese plazo, lo mejor es que consultes a tu dentista.

Optimización de la batería

Si vas a usar tu cepillo habitualmente, lo mejor es que lo dejes en su base con el cargador enchufado. De esta manera conservará una capacidad plena. No te preocupes, es imposible que se sobrecargue.

Para mantener la capacidad máxima de la batería recargable, descárgala por completo al menos 1 vez cada 6 meses. Para ello, desconecta el cargador y deja que la batería se agote utilizando el cepillo de manera normal.

 


Más sobre Cuidado dental



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *