Hornillo. Consejos, usos, trucos y mantenimiento

Existe un tipo de cocinas portátiles llamadas hornillos, muy práctico y manejable para llevarlo allí donde se necesiten. Suelen contar con uno o dos focos para cocinar, ocupando muy poco espacio y teniendo una base para ponerlos en cualquier superficie.

El hornillo puede usar como fuente de energía tanto el gas como la electricidad y hay diseños de todo tipo. Desde los más clásicos con quemadores hasta los hornillos que se asemejan a la vitrocerámica con una base de cristal, pasando por algunas más sofisticadas que incluyen una cubierta de metal para proteger los fogones.

Si se va a usar para excursiones o para cocinar al aire libre, es mejor tener un hornillo de gas para no depender de tomas eléctricas. Si por el contrario, sabemos que lo vamos a usar en lugares cerrados o con posibilidad de enchufarlo, es más recomendable el hornillo eléctrico para no estar pendiente de llevar o no el combustible.

Sin embargo cuentan con varias indicaciones que se aconseja seguir para aprovechar al máximo su capacidad y no desperdiciar energía.

  •  Es aconsejable no usar los dos focos a la vez (si tiene más de uno), por que ambos pierden potencia, consumen más energía y se tarda más en preparar la comida.
  •  También es recomendable que se usen recipientes del mismo tamaño que el quemador. Si fuese más grande, el fuego no conseguiría calentarlo al completo y tardaríamos más en cocinar. Y si fuera más pequeño, estaríamos desperdiciando energía.
  •  Es muy importante que a la hora de comprarlo, nos fijemos en que en su soporte llevan un material aislante para no dañar la superficie en la que lo apoyemos.

 


Más sobre Cocinas



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *