Horno encastrable: Lo que tienes que saber para instalar, utilizar y conservar

Deseas gozar totalmente de tu horno encastrable…¡He aquí unos consejos servibles de que debemos entender para instalarlos, utilizarlos, y consejos de conservación y mantenimiento!

Consejos para instalar un horno encastrable

Horno encastrable

Para que tu horno funciones en las mejores condiciones te damos algunos consejos de nuestros especialistas. De esta manera sacarás el mayor partido a tu electrodoméstico. En caso de necesidad, consulta tu manual de instrucciones, a veces es fuente de informaciones específicas. Para facilitarte la lectura, te invitamos a que pinches sobre los dibujos.

Tu instalación

Si tu instalación ya está hecha, debe estar conforme a las normas. En caso contrario la instalación, las conexiones eléctricas, la puesta en marcha y el mantenimiento de tu electrodoméstico deberá hacerlos un profesional.

El mueble de encastrado

Dispones de un mueble para encastrar tu horno. Sus dimensiones deben corresponder a las que están presentes en el esquema de encastrado. El revestimiento del mueble y el pegamento que lo fija deben ser resistentes al calor para evitar cualquier deterioro. Deja una abertura detrás del mueble para que circule mejor el aire.

Fijar el horno

Fijar el horno en su nicho con los tornillos suministrados. Puedes acceder a los agujeros de fijación ubicados en los montantes laterales cuando la puerta del horno está abierta.

Consejos de seguridad

Al instalar el horno ten cuidado de que sus paredes no entren directamente en contacto con los muebles adyacentes.

Debajo de una encimera

Los hornos instalados debajo de una encimera necesitan un espacio de al menos 5 mm entre el borde superior del horno y el borde inferior de la encimera. Ten cuidado de no obstruir nunca este espacio para no impedir el buen funcionamiento del electrodoméstico.

Al lado del frigorífico

Si el frigorífico está al lado del horno, coloca un material aislante entre ambos, podrás comprar en las tiendas de bricolaje juntas y paneles aislantes sin amianto que podrás instalar tú mismo con facilidad.

Electricidad

Las conexiones eléctricas deben hacerse según la placa señalética fijada en la parte trasera o en el lateral de tu horno.

Conexiones eléctricas

El cable de alimentación del electrodoméstico debe ser suficientemente largo para permitir la conexión del electrodoméstico encastrado a la toma de electricidad. Dentro de la reglamentación de seguridad en vigor, en el proceso de instalación es necesario utilizar un dispositivo que corte la electricidad (dispositivo de corte omnipolar) de fácil acceso para poder activarlo en caso de emergencia. Conecta siempre el aparato a una toma de tierra. No utilices ni alargador ni regleta múltiple. Una vez terminada la instalación, las partes eléctricas ya no deberán ser accesibles.

Primer uso

Antes de utilizar tu horno por primera vez, retira todas las protecciones, quita todos los accesorios que estén dentro del horno y caliéntalo a 200ºC durante una hora con la puerta abierta para evacuar los olores y el humo que liberan los materiales.

Lo que no debes olvidar en tu instalación

Si el mueble no está bien fijado a la pared, refuerza el dispositivo de fijación con bridas disponibles en tiendas.

Utilización del horno encastrable

Para cada plato su modo de cocción

¿Para qué sirve cada programa? ¡Cada uno se ajusta a un tipo de plato!

  • La convección natural: este modo, que aúna el calor de la placa superior y de la bandeja (ver dibujo anexo) es perfecto para soufflés, carne magra de buey la caza. Si eliges una cocción despacio, la carne va a estar principalmente tierna.
  • El calor profundo: debido al fuerte calor emitido por la bandeja, tus pizzas y tus tartas van a estar tan crocantes como desees.
  • Estofado: el calor es emitido por la placa superior y por la bandeja, igual que en la convección natural. La distingue estriba en la administración de la humedad a lo largo de la cocción. El agua de los comestibles se recicla en el horno con apariencia de vapor. ¡Permite que los comestibles no se sequen, perfecto para el pan!
  • Calor giratorio o aire pulsado: un ventilador situado en la parte posterior reparte el calor en el horno. Este modo facilita cocinar numerosos platos de forma simultánea a diferentes escenarios.
  • El grill: exita los comestibles con la resistencia. Es perfecto para cocinar un gratén, salchichas o tostadas.
  • El grill con aire pulsado: la resistencia del grill y del ventilador trabajan alternativamente. Los comestibles se ponen crocantes por todas partes.

Cocinar bien un ave

¿Quién no intentó arañar unos minutos a la cocción de un pollo poniendo totalmente el termostato del horno? ¡El peligro es hallarse con un ave bien crujiente en la área pero poco llevada a cabo en el centro! Incrementar la temperatura del horno hace más rápido la cocción en la área pero no en hondura. Escoger la temperatura y el tiempo de cocción dependen fundamentalmente del peso del ave. Entre otras cosas, un pavo de 5 kilos cocinado a una temperatura de 200ºC a lo largo de 1:15 horas se dorará muy ágil. La piel se regresa aislante e impide el paso de calor primordial para cocinar el interior de la carne. Por consiguiente es preferible cocinar este buen pavo a una temperatura más baja (150ºC) a lo largo de 4 horas.

¿Debemos salar y rociar la carne?

Antes de meterla al horno, tienes que dejar la carne por lo menos una hora a temperatura ámbito. Sazona en el final de la cocción puesto que la sal quita la sangre y seca la carne. El buey y el cordero no tienen que ser rociados. Por el opuesto, las aves, el cerdo y la ternera van a ser deliciosos si los rocías ocasionalmente con el jugo de la cocción.

Truco: con el calor giratorio la carne se dora únicamente en el final de la cocción. Si añades unos 5 minutos por kilo al tiempo de cocción sugerido, vas a tener una carne bien dorada.

Elaborar buenas tartas y pasteles

Los moldes de metal negro son los más correctos para la convección natural, si usas moldes de cristal, o si cocinas a numerosos escenarios, te sugerimos que uses calor giratorio. Los comestibles no en todos los casos cuecen de manera homogénea, por lo cual es bastante con dejar las placas inferiores 5 a 10 minutos más o meterlas al horno antes. Para los pasteles más delicados, como el hojaldre, te sugerimos que los cocines a un solo nivel usando el modo placa superior y bandeja. Recuerda cortar el papel de aluminio para que no no permita la circulación del aire. De manera general, si cocinas galletas pequeñas como tartaletas, escoge una temperatura sutilmente más baja.

¡Qué llevar a cabo, qué evitar…nuestros consejos a granel!

Impide ubicar papel de aluminio, el plato de cocción o la asadera sobre la bandeja. El calor se acumularía y dañaría el esmaltado.

  • Utiliza recipientes correctos. Los platos de color negro doran los comestibles con más simplicidad.
  • No dejes que el horno se enfríe con la puerta abierta, los muebles colindantes podrían ser dañados con el tiempo.
  • Para ahorrar energía, apaga el horno cinco minutos antes de finalizar la cocción, descongela los comestibles antes de cocinarlos y abre la puerta del horno lo menos viable.

La limpieza de la pirólisis

No esperes a que el horno esté lleno de grasa para limpiarlo. Antes de publicar el período de limpieza, quita todos los complementos del horno (rejilla, asadera…). A lo largo de la pirolisis, la parte frontal del horno está más ardiente que a lo largo de la cocción. La puerta fría puede llegar hasta los 60º. Impide quedarte cerca y aleja a los jovenes.

Cómo conservar bien tu horno encastrable

Horno encastrable

Lo primero que tienes que hacer para conservar tu horno es limpiarlo. Manual, pirolítico o catalítico… He aquí unos consejos de limpieza adaptados a cada modelo.

Limpiar la puerta del horno

Ármate de un paño suave y húmedo. Si la puerta está muy sucia puedes añadir un poco de líquido lavavajillas. No utilices esponjas con rascador o productos demasiado potentes que podrían rayar la fachada o borrar la serigrafía de la banda del horno. Si la fachada de tu horno es de aluminio o de acero inoxidable y no es anti huellas, existen productos específicos para solucionarlo. Utiliza una gamuza.

Algunos modelos de horno permiten hoy en día retirar y desmontar la puerta del horno para hacerlo más fácil y accesible. Te recomendamos que consultes el manual de instrucciones.

Limpiar un horno a mano

Te recomendamos que utilices una esponja que no rasque y un poco de líquido lavavajillas para retirar las salpicaduras de grasa de las paredes del horno después de cada uso. Si la salsa se ha desbordado sobre la bandeja del horno, pasa una esponja cuando el horno esté aún templado, la limpieza será mucho más fácil. Las siguientes veces que cocines se liberarán menos humo y olores. Si lo limpias con menos frecuencia, te recomendamos que elijas productos específicos.

Limpiar un horno catalítico

Las paredes de un horno catalítico absorben y destruyen las salpicaduras de grasa durante la cocción. Para que este procesa sea activo, el horno debe alcanzar una temperatura de 200ºC durante 1 hora, algo que no siempre ocurre. Ponlo en funcionamiento cuando esté vacío (sin los accesorios) a máxima temperatura durante unos 50 minutos. Cuando el horno se enfríe, retira los residuos con una esponja húmeda. Para limpiar las paredes, no utilices esponja con rascador o un cepillo duro ya que podrías deteriorar el revestimiento especial, lo que conllevaría un mal funcionamiento del sistema de limpieza.

Limpiar un horno pirolítico

Durante un ciclo de pirólisis, la temperatura del horno alcanza los 500ºC. A esta temperatura, toda la suciedad (grasas y azúcares) son reducidos a ceniza. El resultado es impecable en todas las paredes. Antes de lanzar un ciclo de limpieza, retira los elementos desmontables (accesorios o cazos) del horno. Algunos hornos electrónicos tienen un sistema de pirólisis “inteligente”: unos sensores en el interior del horno analizan el grado de suciedad. Un pequeño testigo te indica el momento en el que debes lanzar un ciclo de pirólisis.

Limpiar los accesorios

Pon los accesorios en remojo (asador…) con líquido lavavajillas inmediatamente después de utilizarlos. Usa un cepillo o una esponja con rascador para retirar los residuos de alimentos. Sécalos bien.

Cambiar las bombillas del horno

Antes de realizar esta operación, por tu seguridad, debes desconectar tu horno y esperar a que se enfríe.

  • Coloca un trapo sobre la bandeja para protegerla de cualquier gesto torpe (caída de la bombilla o de la tapa).
  • A continuación, retira la tapa de la bombilla.
  • Reemplaza la bombilla por un modelo idéntico adecuado para soportar altas temperaturas (300°C).
  • Vuelve a colocar la tapa de protección. Aprovecha esta operación para limpiarla.

Más sobre Hornos