Loading Posts...

Lavadora de carga frontal instalación, uso y mantenimiento

Que es una lavadora de carga frontal
Que es una lavadora de carga frontal

Las lavadoras de carga frontal son los electrodomésticos más utilizados para lavar la ropa del hogar, que tienen un tambor central al que podemos acceder por la parte frontal por medio de una escotilla o puerta redonda, por la cual se introduce la ropa para lavar.

El tambor de la lavadora se llena de agua mezclada con el detergente pertinente que se utilice para el lavado de la topa, gira en los distintos ciclos del lavado y dispone de orificios que le permiten  la eliminación del máximo de agua durante la fase final de centrifugado de la ropa.

El giro del tambor es realizado por un motor eléctrico. Los motores más habituales se situan en la parte de detrás o debajo del tambor y le trasmiten la rotación a través de correas y poleas.

Cómo instalar tu lavadora de carga frontal en el hogar

1. La instalación

Si la instalación esta presente, debe cumplir la normativa, si asi no fuese, las conexiones a las redes eléctrica e hidráulica debe realizarlas un experto cualificado, conforme a las instrucciones del fabricante y a las normativas en vigor en materia de seguridad.

2. Las bridas de transporte de tu lavadora

Los electrodomésticos están equipados con unas bridas de transporte para evitar cualquier posible daño que se le pueda causar durante el transporte. Es importantisimo que se retiren todos los dispositivos de seguridad antes de la puesta en marcha del electrodoméstico.

3. El entorno de tu lavadora

Sitúa tu lavadora en una habitación al refugio del frío, sobre un suelo nivelado y estable. Asegúrate de que los cuatro apoyos reposan correctamente sobre el suelo. Comprueba que el electrodoméstico está bien nivelado. Nunca muevas los electrodomésticos empujandolos por la parte de arriba.

4. Tu conexión eléctrica

Enchufa siempre tu lavadora a una toma de tierra por seguridad. No utilices ni regletas ni alargadores. Si creas la instalación eléctrica: debes de tener una toma de electricidad hermética conectada al circuito de tierra. No debe estar a menos de 0,60 metros de su conexión de agua. Es obligatorio tener un disyuntor diferencial de 30 mA.

5. Entrada y desagüe del agua

Si las conexiones de agua ya están dispuestas en tu casa, conecta el tubo pequeño, que es la toma de agua, a la tubería de agua fría y el más grande al sifón que conecte el desagüe. Si debes realizar el empalme, instala el electrodoméstico en una habitación equipada con las canalizaciones necesarias (baño o cocina).

6. La evacuación más sencilla

Para la salida del agua sucia, el método más corriente es colgar el extremo curvo del desagüe de la lavadora sobre el lavabo o la bañera. Puedes optar por poner el desagüe en un sifón de evacuación. Cuidado, no lo hundas demasiado: 15 cm son suficientes. De lo contrario, podrías crear un efecto sifón.

7. Un poco de fontanería

Las tomas autoperforantes permiten instalar una lavadora sin tener que emplear las técnicas usuales de fontanería. Las conexiones con las tuberías se hacen muy rápido sin tener que desmontar o cortar la canalización. Los grifos autoperforantes agujerean automáticamente la tubería de cobre durante el montaje.

8. Antes de usarla por primera vez

Antes de lavar procura, realizar un lavado en vacío, o sea sin ropa, para limpiar el tambor y la cubeta echando una reducida cantidad de detergente y utiliza un programa de lavado a 60ºC.

9. Lo que no debes olvidar en la instalación

Sitúa bien el grifo de entrada de agua de tal manera que sea fácil acceder a él en caso de necesidad. Observa que las tuberías no se encuentren ni torcidas ni dobladas.

Para lavar bien no la cargues bastante

Si apisonas la ropa en el tambor, te arriesgas a que se lave mal. Tienes que entender además que de acuerdo con la naturaleza del tejido, no tienes que llenar tu lavadora de la misma manera:

  • Algodón, lino: tambor lleno pero sin sobrecargar.
  • Sintético: tambor a la mitad de volumen (pues sí, 1 kg de acrílico es más voluminoso que 1 kg de trapos).
  • Lana y tejidos especials: el tambor a una tercer parte de su volumen. Si tu jersey tiene más espacio, va a existir menos roce y limitará el peligro de desgaste.
  • Por último, varía la carga en funcionalidad de la mugre de tu ropa. Disminuye la carga si está muy sucia.

En caso de duda, consulta el manual de normas de tu electrodoméstico y sigue las normas y consejos del desarrollador.

¿Lavar diferentes tejidos de forma simultanea?

Puedes lavar de forma simultanea tejidos con diferentes creaciones. Escoge un programa de lavado ajustado a las fibras más delicadas de la carga. Para eso, comprueba las etiquetas, tienen dentro advertencias para proteger tus prendas preferidas.

¿Qué dosis de detergente?

Es inservible poner bastante detergente. Recuerda que lo que lava la ropa es la conjunción de la acción mecánica, del agua, del tiempo que dura el período de lavado y el detergente. Este es simplemente un ingrediente de la fórmula mágica que limpia la ropa perfectamente. Impide echar dosis bastante enormes, no es bueno ni para tu piel ni para tu electrodoméstico. Respeta la dosis sugerida, o inclusive un poco menos.

Es bueno entender que tienes que dosificar el detergente en funcionalidad de la dureza del agua. Si es despacio, usa poco detergente, si es dura usa más. Infórmate en el servicio de organización de agua de tu red social o echa un ojo a tu factura, te pone la dureza.

En cualquier situación, usa menos detergente si lavas poca ropa o si no está bastante sucia. Y ten en cuenta que la mayor parte de detergentes actualmente son concentrados, razón de más para no agregar bastante.

¿Dónde pongo el detergente?

En polvo, líquido o en pastillas, generalmente tiende a ser aconsejable echar el detergente en el cajón pensado para eso. Si usas detergente líquido con una bola dosificadora, puedes colocarla entre la ropa (en ese caso, no olvides escoger un período sin prelavado).

¿Tejidos delicados en la lavadora?

Las lavadoras recientes cuidan los tejidos más delicados. Hay para eso programas particulares, fundamentalmente para la lana o la seda (algunos modelos perfeccionados proponen inclusive un programa de “lavado a mano”). En cualquier situación, la temperatura de lavado debe ser despacio y el ritmo en el momento de mover la ropa correcto a la fragilidad del tejido. De cualquier manera, antes de lavar a máquina tus tejidos delicados, comprueba siempre los consejos de lavado impresos sobre la etiqueta. Si únicamente facilita el lavado en seco, no tientes al demonio….

Cómo proteger tu lavadora de carga frontal

El exterior

Usa un paño despacio y húmedo para limpiar la composición y el display de tu electrodoméstico. Puedes agregar algo de limpiador líquido. Luego limpia tu lavadora con un paño despacio.

La junta de la puerta

Comprueba que no se haya deslizado ningún residuo en los pliegues de la junta de la puerta de tu lavadora. Tendrás la posibilidad de quitarlos de forma sencilla con un cepillo de dientes de pelo maleable. Ahora pásale un paño húmedo.

Cajón para detergente

El cajón para detergente se puede sacar en la mayor parte de modelos de lavadora. Puedes quitarlo de su habitáculo. Enjuaga cada compartimento con agua templada aparte del conducto por donde pasa el detergente. Con asistencia de un reducido cepillo quita los residuos de detergente resistentes. Seca el cajón para detergente con un paño antes de volver a ponerlo en su sitio.

El tambor

Para una aceptable higiene, deja la puerta de tu lavadora abierta luego de cada uso. La limpieza del tambor se ejecuta lanzando un lavado a 85ºC una vez al mes. ¡Aprovecha para lavar trapos y toallas! Esto facilita además evadir que el manguito de la cubeta se ponga negro.

Una vez al año, lanza una limpieza con un producto correcto (es efectivo, puesto que puedes utilizar el mismo que para el lavavajillas). Ya que sí, hay que lavar la máquina que lava.

El filtro de la bomba

Vacía el agua del electrodoméstico antes de ocuparte del filtro. Ten pensado un barreño y una bayeta porque siempre queda algo de agua.

  • Si el filtro está debajo, detrás del rodapiés, tienes que vaciar el agua antes de limpiarlo poniendo un barreño en el suelo debajo del filtro. Desenróscalo sin quitarlo del todo, el agua sale sola. Entonces tendrás la posibilidad de sacar el filtro totalmente. Luego limpia el filtro y su cavidad descartando los elementos que hayan podido quedarse atascados (botones, monedas…) y comprueba que no quede ningún objeto dentro del filtro. Regresa a colocarlo y comprueba que está bien fijado.
  • Si el filtro está al fondo del tambor, retíralo de su localidad siguiendo las normas del manual de tu lavadora. Limpia el filtro sacando los elementos que se hayan atascado. Comprueba que habitáculo está limpio. Regresa a colocarlo.

Las tuberías de llegada de agua y los desagües

Comprueba regularmente que las tuberías de llegada de agua y los desagües no tienen fisuras ni están desgastados. De ser de esta forma, cámbialos por tuberías idénticas. Comprueba que las tuberías están bien apretadas y que tienen juntas por los dos lados. Algunas tuberías de agua tienen un filtro anticalcáreo en el empalme de la llegada de agua. Contrólalo y límpialo según tu manual de normas.

Contra las vibraciones

¿Tu lavadora molesta a los vecinos cada vez que centrifuga? Elige unos patines anti vibraciones. Una buena forma de limitar las molestias sonoras.

 

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.