Loading Posts...

Lavavajillas. Tipo compacto, bitérmico, integrable y panelable

El lavavajillas es un electrodoméstico dedicado a lavar los platos, esa tarea tan pesada que hay que hacer después de comer. Es muy práctico porque sólo hay que colocar los objetos dentro y cuando se llene, ponerle una pastilla de jabón y darle a un botón.

Qué es un lavavajillas

Pero tiene una serie de funcionalidades y características que hay que tener en cuenta a la hora de comprarlo y de usarlo: como siempre, hay que tener en cuenta el espacio del que disponemos para acoplar el lavavajillas con las medidas adecuadas a nuestra cocina.

  •  La capacidad que tiene, indicado normalmente en nº de cubiertos. Dependiendo de los miembros del hogar y el uso que se le vaya a dar, es recomendable comprar un lavavajillas más o menos grande para no desperdiciar energía y agua. Las medidas de cada lavavajillas varía desde los 45 cm. hasta los 60 cm. adaptándose a los diferentes anchos que tengamos en la cocina.
  •  El consumo que hace tanto de luz como de agua. Vendrá indicado en la clase energética y lo más adecuado en un lavavajillas es la etiqueta doble. Significa que el electrodoméstico cuenta con la máxima eficiencia en el uso de ambas fuentes.
  •  Los programas que lleva integrados. Estos permitirán ajustar las funciones a los utensilios más delicados, poner tan sólo media carga y ahorrar agua o aumentarle el lavado para los objetos más sucios.
  •  El panel del lavavajillas en el que van puestos los mandos y los diferentes programas debe ser lo más funcional posible. Lo más útil es un indicador de tiempo restante del lavado y dos luces que avisan de la falta de la sal y el abrillantador.

El interior suele estar dividido en bandejas y varios compartimentos, para aprovechar lo mejor posible el espacio al apilar los platos, vasos y cubiertos. En el carril inferior se suelen colocar los platos, habiendo rejillas de varios tamaños para adaptarse a cualquier diámetro. También cuenta con un cesto para los cubiertos. La bandeja de arriba es más estrecha y es la que se dedica a los vasos y utensilios colocados en vertical.

Qué es un lavavajillas compacto

Aunque el lavavajillas es un aparato muy práctico, no todo el mundo tiene en su hogar el espacio necesario para colocar uno de tamaño estándar.

Para satisfacer las necesidades de las casas más pequeñas existen los lavavajillas compactos. Tienen una serie de ventajas e inconvenientes que hay que tener en cuenta a la hora de comprarlo. Tenemos que asegurarnos que sus características especiales nos compensan:

  •  Tienen un menor tamaño y por tanto una capacidad más reducida, pero son igual de funcionales que uno grande y satisfacen de igual manera la función de lavar los platos por nosotros.
  •  Su tamaño hace que su consumo sea menor, tanto de agua como de energía, por lo que ahorraremos en nuestra factura y colaboraremos con el medio ambiente.

El interior cuenta también con accesorios y cestas para una mejor colocación de los cubiertos, los vasos y los platos. La capacidad suele ser para unos 6 cubiertos dependiendo del modelo, más o menos la mitad de lo que ocupa un lavavajillas estándar.

  •  El lavavajillas compacto no necesita acoplarse a los muebles de la cocina ya que se puede poner sobre la encimera o dentro de cualquier armario en el que quepa.
  •  El único problema a la hora de colocarlo es que este electrodoméstico sigue necesitando una conexión a la corriente eléctrica, una entrada de agua y un desagüe, por lo que hay que saber my donde se coloca para tenerlo cercano a la toma de agua y que su instalación no se convierta en un estorbo.

Para conectarlo de manera más sencilla y poder ponerlo donde se quiera, existen unos tubos de PVC que conectan la toma de agua desde el fregadero hasta la entrada del lavavajillas. Pero si se coloca el aparato demasiado lejos, el tubo por el que iría el agua obstaculizaría la vida en la cocina.

Qué es un lavavajillas bitérmico

Un lavavajillas bitérmico es aquel que cuenta con dos entradas de agua de diferentes temperaturas. Una de estas entradas es para el agua fría y la otra entrada es para el agua caliente.

Los lavavajillas con esta característica llegan a ahorrar hasta un 60% de energía porque no necesitan calentar el agua que les llega por la tubería. El agua ya llega caliente directamente al electrodoméstico.

Normalmente, en los lavavajillas corrientes, el aparato envía el agua a presión a la carga del interior al tiempo que sube la temperatura hasta los 60ºC y la mezcla con jabón. Este proceso de calentamiento significa el mayor consumo de energía del lavavajillas durante el lavado, cerca del 90%.

Con el lavavajillas bitérmico, el agua caliente entra directamente de la toma de agua sanitaria caliente, procedente del calentador, caldera, etc. Así, el electrodoméstico no tiene que calentarla y no usa energía para el calentamiento del agua.

Además, eliminar el proceso de calentamiento del agua reduce el tiempo de lavado, por lo que aumenta la eficiencia del lavavajillas y suma un ahorro extra de energía y agua.

El único inconveniente que tiene el lavavajillas bitérmico es que necesita poder instalarse en dos tomas de agua, la normal y proveniente de la fuente del agua caliente. No en todos los hogares se cuenta con esta posibilidad y se necesita realizar una pequeña instalación.

¿Qué diferencia hay entre lavavajillas integrable y panelable?

No hay que confundir un lavavajillas panelable con un lavavjillas integrable, porque son conceptos diferentes hasta el punto de que un lavavajillas de libre instalación podría ser también panelable.

Los lavavajillas integrables son como los hornos, se empotran en un hueco y quedan bien ajustados. Su principal característica, además de las medidas y la forma de instalarlos, son los mandos. Los controles y botones no están fuera como en cualquier lavavajillas de libre instalación, si no que están dentro, al abrir la puerta.

Los lavavajillas panelables, se caracterizan por ser algo más antiguos, aunque hay modelos actualmente a los que se les pueden acoplar paneles decorativos. Son aquellos lavavajillas cuya puerta es completamente plana y se prestan a tener este tipo de paneles. Pero no tienen porque ser integrables, pueden ser de libre instalación y que lleven marcada la zona en la que se puede pegar el panel o sticker.

En caso de querer resaltar tu lavavajillas con uno de estos elementos decorativos, tienes que tener en cuenta las medidas de la zona en la que iría pegado, ya que los bordes no cuentan en las medidas.

Los lavavajillas integrables no tienen ningún tipo de borde ni marco porque van completamente encajados entre los muebles de tu cocina. Algunos fabricantes tienen modelos de lavavajillas integrables con la puerta ya acabada en algún tipo de color o detalle (acero inoxidable, madera oscura, madera clara…) para que no necesites hacer ningún otro elemento y te encuadre perfectamente con el resto del mobiliario.

Consejo

A no ser que vayas a poner un sticker como estos, los paneles han quedado algo desfasados en los lavavajillas. Si tu cocina se ajusta a las medidas, te aconsejamos un lavavajillas integrable porque ocupa menos espacio y es más práctico. Pero si no tienes problemas de espacio, uno de libre instalación de grandes medidas tiene más capacidad.

 

Show one comment

diciembre 29, 2017
0

Les agradezco la valiosa publicación, pero quisiera saber si se necesita elevar la presión de salida del agua y a que presión y el método puesto que la presión de la línea es deficiente.
Muy agradecido.
Gonzalo

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.