¿Qué alcoholímetro comprar? Consejos y recomendaciones para 2018

Las obligaciones legales

No es obligatorio llevar un alcoholímetro en el coche pero tampoco es mala idea. Es importante que esté homologado y que no esté caducado. El alcoholímetro es un aparato muy útil para asegurarte de que estas sobrio y puedes conducir con total seguridad.

Existen dos tipos distintos: los alcoholímetros químicos desechables y los electrónicos. Un modelo electrónico se puede utilizar más veces, mientras que los desechables se pueden usar en ocasiones muy puntuales.

Alcoholímetro desechable

El alcoholímetro desechable tiene una boquilla y una bolsa de plástico. Para hacer el test tienes que soplar en la boquilla. Esta tiene un compuesto químico que puede cambiar de color en función de la tasa de alcohol. El alcoholímetro químico se puede usar solo 1 vez. Tendrás que llevar como mínimo dos en tu coche para tener siempre uno nuevo en caso de que utilices el otro. La ventaja es que estos pequeños alcoholímetros son muy baratos pero tienen una duración muy corta.

Toma nota: no olvides cambiarlos una vez que caduquen.

El alcoholímetro electrónico

El alcoholímetro electrónico está compuesto por una carcasa, una boquilla por la que debes soplar y una pantalla digital que muestra la tasa de alcoholemia. El resultado es más preciso que con el alcoholímetro químico. Si sobrepasas la tasa de alcoholemia, un pitido te avisa. Es más caro pero tiene la ventaja de que lo puedes volver a utilizar. No necesitas comprarte otro. Solamente necesitarás varias boquillas. ¿Vas a coger el coche y tienes dudas? Si tienes un aparato reutilizable no dudarás en hacer un test rápido para estar seguro de que puedes conducir. ¿Acabas de cenar con tus amigos y no sabéis quien debe conducir? Solamente tendrás que cambiar la boquilla para volver a utilizarlo y podréis hacer todos la prueba.

 


Más sobre Salud y belleza