¿Qué campana extractora de humos comprar? Consejos y recomendaciones

Una campana extractora es un electrodoméstico usado en la cocina, principalmente, para evacuar de la casa los olores y vapores creados al cocinar. Es un aparato imprescindible en el hogar que ayuda a mantener la cocina limpia de la grasa que se acumula en esos vapores.

Qué es una campana extractora

Una campana extractora es un electrodoméstico usado en la cocina, principalmente, para evacuar de la casa los olores y vapores creados al cocinar. Es un aparato imprescindible en el hogar que ayuda a mantener la cocina limpia de la grasa que se acumula en esos vapores.

Existen dos tipos de campanas extractoras, las campanas fijas y/o decorativas y las campanas extraíbles.

Pero ambas cuentan con varios componentes esenciales comunes en los dos tipos:

  •  La campana, también llamada falda, donde se concentran los gases que se evacuan al exterior.
  •  Los filtros, encargados de filtrar los vapores y retener la grasa acumulada en ellos.
  •  El ventilador, encargado de succionar el aire y empujarlo hacia fuera.

Los materiales de los que se hacen las campanas extractoras pueden ser varios y de ellos dependerá la durabilidad del electrodoméstico. Las más comunes son las fabricadas en acero inoxidable, en aluminio y en un plástico especial resistente al calor.

Las cosas que hay que tener en cuenta a la hora de comprar una campana extractora son, entre otras:

  •  las medidas, ya que existen diferentes anchos y alturas;
  •  los tipos de filtros que usan, por si hay que recambiarlos;
  •  las velocidades de extracción o,
  •  los indicadores de acumulación de grasa, que permitirán cuidar mejor la campana y alargar su vida útil.

Qué tipos de campanas extractoras hay en el mercado

Una campana extractora es un electrodoméstico usado en la cocina, principalmente, para evacuar de la casa los olores y vapores creados al cocinar. Es un aparato imprescindible en el hogar que ayuda a mantener la cocina limpia de la grasa que se acumula en esos vapores.

Dependiendo del espacio del que se disponga y el tipo de muebles en el que se vaya a instalar, hay dos tipos de campana extractora:

  •  La campana extractora fija: es la que va empotrada (encastrada) en una sola pieza, cubriendo el área determinada que se corresponde con sus medidas. Se llaman también campanas decorativas porque suelen tener diseños llamativos. Es importante asegurarse de que la campana cubra toda la zona de cocción para que sea funcional.
  •  El otro tipo de campana es la campana extraíble, que cuenta con unos carriles que permiten sacar uno de sus filtros hacia fuera, extendiendo así el área sobre el que actúa en funcionamiento. Las campanas extraíbles son más finas que las campanas fijas pero cubren una zona menor que la de cocción (de ahí la necesidad de extraer el filtro al cocinar).

Los materiales en los que se pueden hacer ambas campanas dependen del modelo y del fabricante. Esto determinará también el precio final a pagar, siendo algunos materiales de campana más resistentes que otros. Las campanas más comunes son las fabricadas en acero inoxidable, aluminio y plástico resistente al calor.

Tipos de filtros de campanas

Una de las partes más importantes de las campanas extractoras son los filtros. Se encargan de filtrar los vapores reteniendo la grasa y los olores para que no vuelvan a la cocina ni salgan al exterior. Pueden ser permanentes o desechables.

  •  Los filtros permanentes están hechos de materiales resistentes destinados a durar toda la vida útil de la campana. Pueden ser de aluminio o de acero inoxidable, los dos materiales más comunes en su fabricación. La campana extractora que utilice filtros permanentes tendrá un mecanismo de fácil montaje para poder quitarlos y ponerlos, ya que necesitan ser lavados cada cierto tiempo para que no acumulen demasiada grasa y dejen de funcionar correctamente.
  •  Los filtros desechables tienen una cantidad de usos determinados por ser de fácil deterioro. Son más baratos y están fabricados en materiales menos resistentes pero necesitan ser recambiados cada cierto tiempo. Suelen ser de carbón y los nuevos modelos de campana cuentan ya con indicadores de saturación de los filtros, avisando cuando tienen que ser cambiados. Es una característica que el comprador debe tener en cuenta a la hora de elegir la campana ya que es muy útil.

Campana extractora fija

Una campana extractora es un electrodoméstico usado en la cocina, principalmente, para evacuar de la casa los olores y vapores creados al cocinar. Es un aparato imprescindible en el hogar que ayuda a mantener la cocina limpia de la grasa que se acumula en esos vapores.

Un tipo de campana extractora de humos es la campana fija. Va empotrada en una sola pieza junto con el tubo extractor por el que se evacuan los vapores. Cubre el área determinado que se corresponde con sus medidas y no tiene ninguna movilidad. Pueden ser campanas decorativas, porque suelen tener diseños llamativos ya que van completamente al descubierto, aunque también hay otro tipo de campanas fijas más funcionales y menos voluminosas.

Es importante asegurarse de que cubre toda la zona de cocción para que sea funcional ya que no se pueden extender ni abrir módulos extra como en otro tipo de campanas extractoras.

Los materiales en los que se pueden hacer ambas campanas dependen del modelo y el fabricante. Esto determinará también el precio, siendo algunos materiales de campana más resistentes que otros. Las campanas más comunes son las que están fabricadas en acero inoxidable, mucho más fácil de limpiar al no permitir que la grasa se incruste.

Una de las partes más importantes de la campana son los filtros. Se encargan de filtrar los vapores reteniendo la grasa y los olores para que no vuelvan a la cocina ni salgan al exterior. Pueden ser permanentes o desechables. Los filtros permanentes están hechos de materiales resistentes destinados a durar toda la vida útil de la campana.

Pueden ser de aluminio o de acero inoxidable, los dos materiales más comunes en su fabricación. Este tipo de filtros son antigrasa y son fáciles de limpiar, pudiendo meterlos en el lavavajillas. Si los filtros son desechables, estarán fabricados en carbón y tan sólo recogerán olores, debiéndose recambiar cada cierto tiempo por su facilidad de deterioro.

Campana extractora extraíble

Una campana extractora es un electrodoméstico usado en la cocina, principalmente, para evacuar de la casa los olores y vapores creados al cocinar. Es un aparato imprescindible en el hogar que ayuda a mantener la cocina limpia de la grasa que se acumula en esos vapores.

Un tipo de campana extractora es la campana extraíble, que cuenta con unos carriles que permiten sacar uno de sus filtros hacia fuera, extendiendo así el área sobre el que actúa. Son más finas que las campanas fijas pero cubren una zona menor que la de cocción. Van instaladas en la parte inferior del mueble y no ocupan demasiado espacio.

Los materiales en los que se pueden hacer ambas campanas dependen del modelo y el fabricante. Esto determinará también el precio, siendo algunos materiales de campana más resistentes que otros. Las campanas más comunes son las fabricadas en acero inoxidable, aluminio y plástico resistente al calor. El motor que utilizan tiene menos potencia que las campanas fijas, pero aún así  cuentan con suficiente energía para cumplir su función.

Los filtros que utilizan este tipo de campana suelen ser los desechables. Tienen una cantidad de usos determinados por ser de fácil deterioro. Son más baratos y están fabricados en materiales menos resistentes pero necesitan ser recambiados cada cierto tiempo. Suelen ser de carbón y los nuevos modelos de campana cuentan ya con indicadores de saturación de los filtros, avisando cuando tienen que ser cambiados. Es una característica que el comprador debe tener en cuenta a la hora de elegir la campana ya que es una función muy útil e importante.

Qué es un filtro de campana extractora

Los filtros son una de las partes más importantes de la campana extractora, ya que filtran los vapores reteniendo la grasa y los olores que contiene el aire que aspiran, impidiendo que vuelvan a la cocina. Dependiendo del tipo de campana extractora que tengamos, se usarán unos tipos de filtro determinados.

Tipos de filtros

Los filtros de campana extractora pueden ser permanentes o desechables.

  •  Los filtros permanentes están hechos de materiales resistentes destinados a durar toda la vida útil de la campana. Pueden ser de aluminio o de acero inoxidable, los dos materiales más comunes en su fabricación ya que son más resistentes. Llevan un sistema de montaje sencillo para poder quitarlos y ponerlos cuando se desee. Además se pueden limpiar tanto a mano con productos como en lavavajillas. Un ejemplo de filtro permanente es el modelo laberinto. Es de acero inoxidable y tiene un 98% de retención de la grasa, por lo que su eficacia es muy alta.
  •  Los filtros desechables tienen una cantidad de usos determinados por ser de fácil deterioro. Son más baratos y están fabricados en materiales menos resistentes pero necesitan ser recambiados cada cierto tiempo. Suelen ser de carbón y los nuevos modelos de campanas extractoras cuentan ya con indicadores de saturación de los filtros, avisando cuando tienen que ser cambiados. Es una característica que el comprador debe tener en cuenta a la hora de elegir la campana ya que es muy útil.

Este tipo de filtros son también comunes en las campanas que no tienen tubo de extracción de aire hacia el exterior. Están fabricados también en carbón activado y lo que hacen es depurar el aire de olores y grasa y devolverlo limpio.


Más sobre Campanas Extractoras



Un comentario en “¿Qué campana extractora de humos comprar? Consejos y recomendaciones

  1. Gracias x los consejos una ayuda necesito un filtro de aluminio donde lo puedo comprar y me urge pero en internet sólo son envíos que me aconseja x favor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *