Loading Posts...

¿Qué es un lavavajillas integrable? Instalación, consejos y mantenimiento

Que es un lavavajillas integrable
Que es un lavavajillas integrable

El lavavajillas se convertió en un aparato tan importante en nuestra cocina, que nos gusta que se integre en los muebles como el que más. Para poder decorar y acoplar la cocina a nuestro gusto, el lavavajillas integrable nos hace más cómoda la labor de decoración de la cocina.

Características a contemplar

El lavavajillas integrable es igual que un lavavajillas estándar de libre instalación, en cuanto a capacidad, consumo y funciones. Tan sólo varía la forma en la que se adapta a la cocina.

El lavavajillas integrable se puede situar bajo la encimera, quedando acoplado de forma acorde al resto de los muebles. Esta opción nos hace ganar superficie, ya que no ocupa un espacio por la parte superior, pudiendo aprovechar el hueco del lavavajillas para colocar encima otros pequeños electrodomésticos o aprovecharlo para movernos mientras cocinamos.

Las medidas de cada lavavajillas integrable puede variar desde los 45 cm. hasta los 60 cm. adaptándose a los diferentes anchos que tengamos en la cocina y pudiendo integrarlo de mejor forma.

Además de integrarse con los armarios de la cocina, se puede panelar para que los mandos y el frontal también hagan juego con el resto del mobiliario. Así quedaría totalmente disimulado, confundiéndose con un armario más. El diseño y la funcionalidad no tienen porqué estar reñidos.

Cómo instalar tu lavavajillas integrable

1.  Tu instalación

Antes de poner en marcha tu lavavajillas integrable, comprueba que tu instalación cumple con la normativa.

2. El entorno

Coloca tu electrodoméstico totalmente horizontal ajustando las patas. De esta manera evitarás cualquier riesgo de desbordamiento o de fuga. El electrodoméstico debe utilizarse a temperatura ambiente, entre 5ºC y 45ºc. Si aún así tienes que colocar  tu lavavajillas en una habitación potencialmente expuesta al frío, rellena bien el compartimento de sal especial para lavavajillas.

3. El encastrado

En tu cocina hay un espacio reservado para el lavavajillas. Cuando introduces el lavavajillas en el mueble previsto a este efecto, ten cuidado de que el cable de alimentación o la tubería no estén aplastados.

Una vez instalada la puerta del lavavajillas, este debe fijarse correctamente a un mueble de cocina adyacente o a la pared. Esto es así para que el electrodoméstico no bascule cuando abras la puerta.

Debes nivelar el lavavajillas para que la puerta se cierre herméticamente. Coloca el electrodoméstico perfectamente horizontal ajustando las patas. Así evitarás cualquier riesgo de desbordamiento o de fuga.

Para un acabado perfecto: quizás te hayan suministrado un zócalo acorde con tu cocina para disimular la parte baja del lavavajillas. Colócalo después de haber ajustado la altura gracias a las patas.

4. La instalación eléctrica

Conecta siempre tu electrodoméstico a una toma de tierra. Esta debe ser de forma sencilla alcanzable. No uses ni alargadores ni regletas. Ten en cuenta de que el electrodoméstico no aplaste el cable eléctrico.

Si creas la instalación eléctrica: tienes que tener una toma de electricidad hermética conectada a la toma de tierra. No debe estar a bastante más de 60 cm de un punto de agua.

5. Comunicar la tubería de agua con la lavadora

Si lo quieres, puedes conectar tu lavavajillas y tu lavadora a la misma tubería por medio de un tubo de nutrición en Y. Para la retirada de agua sucia (dicho de otra forma, la conexión de los desagües), usa un sifón de doble entrada.

6. La conexión de agua

La altura para conectar el desagüe debe estar entre 40 cm y 1 m.

7. Algo de fontanería

Para no tener que jugar a ser fontanero, los grifos autoperforantes aceptan hacer una llegada de agua agujereando la tubería de forma automática por atornillamiento.

8. Comprueba las conexiones

Cuando hagas la instalación, ten en cuenta de que el agua puede salir libremente por el desagüe. Conecta el desagüe al sifón con el apoyo de un collar para evadir que resbale. Comprueba que colocas bien el grifo de agua de manera que sea alcanzable de manera rápida en caso de necesidad. Ten en cuenta de que las tuberías no están ni dobladas ni torcidas.

9. Antes de utilizarlo por primera oportunidad

Ajusta el suavizante del lavavajillas en funcionalidad de la dureza del agua. Para entender cuál es, consulta con el distribuidor de agua de tu red social.

Llena el depósito de sal con un litro de agua precisamente. Luego vuelca la sal hasta que el cajón sea aceptable lleno. Es habitual que caiga agua. Llena el depósito con líquido de aclarado. No es requisito agregar sal y líquido de aclarado si usas pastillas 3 en 1.

Cómo usar tu lavavajillas integrable

Cargar bien el lavavajillas

Comprueba que tus platos se tienen la posibilidad de lavar en el lavavajillas. Colócalos según las normas. No sobrecargues las bandejas.

  • Retira un poco los residuos enormes de comida (con papel de cocina si fuese necesario). No es requisito que los limpies con agua.
  • Coloca los recipientes de forma permanente, con la abertura hacia abajo. Ubica los platos menos simples de lavar en la bandeja inferior. Ubica en la bandeja superior las cosas más pequeñas o frágiles. Coloca los cuchillos u otros utensilios punzantes en la cesta para cubiertos, con las puntas giradas hacia abajo, o túmbalos en la bandeja de los platos. ¡Se lavarán mejor!
  • Asegúrate de que nada traba el brazo de lavado.
  • Elige el software más correcto para tu lavavajillas.

¿Qué programa utilizo?

Consulta la tabla de programas en el manual de normas de tu lavavajillas.

Escoge el software más correcto al tipo de vajilla, a la cantidad y al estado de los residuos.

  • Intensivo: para los platos o cazos fundamentalmente sucios (lavado a 70ºC o más).
  • Eco: para los platos con mugre habitual (lavado a 45ºC o 50ºC).
  • Delicado: para vajilla delicada, decorada o de cristal (lavado a 40ºC o 45ºC).

Según el modelo, hay funcionalidades complementarios como el prelavado, el remojo, el software ágil o el lavado a media carga.

Vaciar el lavavajillas

Cuando finalices el lavado, abre bien la puerta del lavavajillas y deja que los platos se enfríen antes de vaciarlo: los platos calientes son frágiles. Comienza vaciando la bandeja inferior, luego descarga la superior. Para no perjudicar los bordes de tu encimera con el vapor del lavavajillas, no lo dejes entreabierto.

Echar sal

Tu lavavajillas tiene un suavizante de agua porque requiere agua dulce para trabajar. Por eso usa sal regeneradora. Si tus platos tienen manchas blancas, es porque a tu lavavajillas le falta sal.

  • Ajusta el suavizante en funcionalidad de la dureza del agua de tu casa (infórmate en el servicio local de organización de agua de tu comunidad). Sigue las advertencias del manual de normas de tu lavavajillas para llevar a cabo los cambios.
  • Rellena con regularidad el cajón de sal y el del producto de aclarado. Algunos modelos te indican con un testigo si es requisito rellenarlos, de no ser de esta forma revísalos con regularidad. Usa solamente sal fundamentalmente concebida para el lavavajillas.
  • Cuando rellenes el cajón de sal por primera vez: llénalo totalmente de sal y agrega agua hasta que desborde el cajón.

¿Producto de aclarado?

Asistencia al secado evadiendo que el agua deje huellas sobre tu vajilla, más que nada en los vasos. Si usas productos 2 en 1 o 3 en 1 es inservible que lo añadas. Tendrás la posibilidad de cambiar de forma automática la dosis de producto.

Aún más ahorro

  • Si puedes, conecta el lavavajillas al agua ardiente, consumirás menos electricidad para calentar el agua.
  • Programa un inicio diferido a lo largo de las horas más baratas si tu cuota lo facilita.
  • Exprime la aptitud totalmente sin sobrecargarlo. Ajusta la dosis de detergente a la proporción de lo que vas a lavar. Si tu vajilla no está muy sucia, escoge el software de ahorro.

Cómo proteger tu lavavajillas integrable

Para que tu lavavajillas ande lo más bien que se pueda a lo largo de un largo tiempo, es primordial que apliques unas normas de conservación.

Los filtros

Tienes que lavar con agua regularmente los filtros localizados en el fondo de la cubeta de tu lavavajillas. Un filtro sucio impide un óptimo lavado.

Truco: limpia el filtro siempre que vacíes el lavavajillas.

El manejo es simple: el lavavajillas debe estar desenchufado para que consigas desenroscar el filtro, lavarlo con agua y volver a enroscarlo.

La puerta de tu lavavajillas

Limpia las juntas herméticas de la puerta con regularidad, además de los cajones que tienen dentro los productos de lavado y aclarado.

El brazo de lavado

Limpia los brazos de lavado (también llamados brazos o tubos de aspersión) dos o tres ocasiones al año. Los restos de comida podrían atascarse, tapar los agujeros y bajar la calidad del lavado.

El manejo es simple: desenchufa el lavavajillas, desatasca los agujeros con un elemento puntiagudo como una aguja de tejer o un palillo de los dientes.

Si tu modelo lo facilita, desmonta el brazo de lavado, acláralo con agua, limpia los agujeros y regresa a montar el brazo.

¿Demasiada cal?

Ajusta de manera correcta el suavizante de agua. Para eso, comprueba la dureza del agua de tu región (puedes preguntar a tu empresa distribuidora de agua). Ahora, consulta el manual de normas de tu lavavajillas, vas a encontrar una tabla con la dureza del agua y los cambios que tienes que llevar a cabo en funcionalidad de esto.

Llena el cajón de sal con regularidad. Si el agua de tu región tiene mucha cal y más allá de los cambios de agua se han depositado restos en tu vajilla, hay limpiadores para lavavajillas para limpiar y desengrasar tu electrodoméstico.

¿Olores repugnantes?

Coloca en marcha tu lavavajillas vacío 3 ocasiones al año con un programa intensivo (a ser viable con un producto limpiador desengrasante y desodorante). Así vas a evitar que aparezcan pésimos olores y bacterias.

Tendrás la posibilidad de ubicar en tu electrodoméstico un desodorante para lavavajillas. No solemos suponer en ello. Una de las causas de pésimos olores: los restos de comestibles que se esconden en las juntas. Límpialos con una esponja.

Cómo elegir tu lavavajillas integrable

¿Integrable o totalmente integrable?

Cuando tenemos una cocina bien equipada, no debemos alterar su decoración lacada en negro o de madera rústica con una puerta de plástico blanco. Un lavavajillas integrable se integra con el resto de la cocina (solo se ve la zona de control) mientras que un lavavajillas totalmente integrable es invisible, está escondido detrás de una puerta.

El triple de ahorrador

Al contrario de lo que solemos pensar, el lavavajillas es respetuoso con el medioambiente. En comparación con el lavado a mano, triplicas el ahorro.

  • Ahorro de agua: los nuevos electrodomésticos utilizan 12 litros de agua (16 litros como mucho) contra los 70 de un lavado a mano.
  • Ahorro de dinero: el consumo de agua y de electricidad ahorrada en comparación con el lavado a mano supone 142 euros al año. Además, si tu electrodoméstico tiene el inicio diferido (y tu contrato de luz lo permite) podrás ponerlo en marcha en las horas más baratas.
  • Ahorro de tiempo: en un año, el tiempo que pasas lavando los platos equivale a 13 días. Te gustaría hacer otras cosas con todo ese tiempo ¿verdad?

Adaptable

¿No soportas esperar a que el lavavajillas esté lleno para poder ponerlo en funcionamiento? Elige un modelo con programa de media carga. Su función: adaptar la duración del lavado y la cantidad de agua en función de la cantidad de vajilla que quieras lavar. Esta se coloca simplemente en la bandeja superior o en la inferior, dependiendo del modelo.

Por último, como no todos los platos tienen un diámetro de 17 cm, la forma de ordenarlos en la cubeta puede ser flexible: cestas modulables, lengüetas plegables…

Integrable y totalmente integrable

Un lavavajillas no ocupa espacio. No te preocupes, se adapta a todas las cocinas.

  • Integrable

Quieres que tu lavavajillas esté en armonía con la decoración de tu cocina. La zona de control es visible, en ocasiones tienes la posibilidad, según el modelo, de elegir el color: blanco, negro o marrón… Se adapta a todas las cocinas.

  • Totalmente integrable

¡El lavavajillas se vuelve invisible! Desaparece por completo detrás de la puerta de un mueble, generalmente acorde con tu cocina. Los elementos de control y de muestra se ubican en la puerta del electrodoméstico.

Silencioso

¿Oyes algo? No. Y sin embargo, mientras sirves el café a tus amigos, tu lavavajillas no está parado. Gracias a la calidad del aislamiento sonoro de los modelos de alta gama, se vuelven ultra silenciosos…A más de 53 dB cierras la puerta de la cocina. Entre 49 y 51 dB, puedes poner en funcionamiento tu lavavajillas prácticamente cuando quieras. A 49 dB, no oirás más que un ronroneo…Recuerda: un aumento de 3 decibelios entre dos modelos genera el doble de ruido.

Inicio diferido

El inicio diferido te ofrece la posibilidad de definir la hora a la que quieres que tus platos estén limpios y si dispones de una tarifa de electricidad con horario reducido, podrás aliviar tu factura de electricidad gracias a las tarifas baratas de noche.

Lavavajillas “inteligente”

Un modelo inteligente evalúa la cantidad de platos que vas a lavar y su grado de suciedad. A continuación, elige el programa adecuado (corto, estándar, intensivo, con prelavado o sin él). Dosifica el detergente y el agua necesarios. Por último, es capaz de modificar y adaptar el programa de lavado para garantizarte un resultado óptimo…todo ello con un consumo de agua y de luz reducidos.

Lavado y secado

Desde el punto de vista del secado, existen varios procedimientos (convección simple, condensación…). La convección reforzada es un modo de secado más competente y muy apreciable. Elimina todo rastro de agua de los platos, evita la nube de vapor cuando se abre la puerta y permite guardar los platos sin tener que pasarles un paño.

Las prestaciones del lavado y del secado están anotados en la etiqueta energética: “A” es la mejor nota.

El truco

Pequeños trucos para ahorrar

  • Explota al máximo la capacidad de tu lavavajillas sin sobrecargarlo.
  • Utiliza el programa eco cuando la vajilla no esté muy sucia.
  • Adapta la dosis de detergente a la cantidad de platos.
  • Si tienes una tarifa de luz con horario reducido, programa inicios diferidos.
  • Si puedes, conecta tu lavavajillas al agua caliente.

 

Show 3 comments

enero 24, 2018
0

el lavavajillas candy CDPA 7205 es panelabl

febrero 7, 2018
0

Cuiden la ortografía.
“Vaciar el lavavajillas

Cuando finalizes el lavado, abre…”

febrero 9, 2018
0

Gracias por el aviso.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.