¿Qué lavavajillas comprar? Consejos y recomendaciones para 2018

Un lavavajillas pertence a los electrodomésticos que más simple nos hacen la vida todos los días. Se convirtió en un electrónico importante que hace más satisfactorio las tareas del lugar de vida, precisamente, fregar los platos luego de comer.

Consejos para comprar un lavavajillas

Al comprar tu nuevo lavavajillas, fíjate en los consumos de agua y electricidad

Fagor ha creado los lavavajillas con Sistema AhorroLogic, para ajustar al máximo el consumo de electricidad y permitirte ahorrar en tu factura:

Consumo variable

  • Todos los modelos de lavavajillas de 60 cm. de ancho consumen sólo por lo que lavan. El lavavajillas ajusta los consumos de agua y electricidad en función de la carga introducida: desde una cazuela a una vajilla completa. Este sistema puede alcanzar ahorros de hasta un 5% de agua y hasta un 24% de electricidad.
  •  Eficiencia energética
  • Otro aspecto importante al elegir tu lavavajillas es la eficiencia energética, los lavavajillas con etiqueta A+++ consumen hasta un 31% menos de energía que un lavavajillas con clase A normal.

Programa Auto

  • En Fagor encontrarás modelos de lavavajillas que incluyen el programa AUTO, que supone ahorros de hasta un 25% de agua(3), ya que optimiza el lavado en función de la carga introducida y del grado de suciedad de la misma.

¿Quieres lavar en poco tiempo?

Con los lavavajillas tendrás tu vajilla lista en muy poco tiempo:

  •  Programas rápidos
  • En Fagor se pueden encontrar lavavajillas con programas rápidos de 15, 30 y 60 minutos. Te permiten reutilizar la vajilla en poco tiempo y son ideales para cuando tienes prisa o necesitas los utensilios.
  •  Reducción de tiempo
  • Los lavavajillas pueden reducir su tiempo de lavado hasta en un 30% con la opción “reducción de tiempo”.
  •  OPTIA 60 minutos
  • Los lavavajillas que cuentan con el programa OPTIA 60 minutos realizan el lavado de una carga completa en aproximadamente una hora, con la máxima eficacia de lavado y secado.
  •  ¿Qué tipo de vajilla y utensilios quieres lavar en tu nuevo lavavajillas?

Puedes encontrar lavavajillas muy versátiles para que puedas lavar todo tipo de utensilios y materiales sin que se estropeen.

  •  Los más versátiles
  • Los modelos 2+2 de Fagor tienen la mayor capacidad y versatilidad interior porque cuentan con dos bandejas superiores desmontables para cubiertos que multiplican las posibilidades de colocación de tu vajilla. Podrás lavar ollas y cazuelas, copas, vasos y cubiertos, todo al mismo tiempo.
  •  Vasos y copas
  • Si necesitas lavar muchos vasos o copas, el exclusivo cestillo superior Espace de Fagor está diseñado para acoger un 20% más de cristalería que otros lavavajillas.

La tecnología tiene que ser fácil de usar. Por eso, hay lavavajillas que cuentan con LCD de fácil navegación y alta visibilidad y programas y usos específicos, escritos en los paneles de mandos. Además, todos los modelos cuentan con portamandos inclinado, que facilita la lectura y selección tanto de los programas como de las opciones de lavado.

  •  Diseño ergonómico
  • Los lavavajillas con depósito de detergente en el cestillo superior, patentado por Fagor, hacen que la carga de detergente sea la más cómoda y ergonómica. Además consigue los mejores resultados de lavado ya que asegura la completa disolución del detergente, pastillas, gel ó polvo.
  • Con un lavavajillas puedes regular la altura del cestillo superior, incluso estando cargado, gracias al cestillo superior superfácil.

 

 

Cómo disponer tu lavavajillas

Antes de ponerlo en marcha, comprueba que la instalación cumple con la normativa, tanto la de agua como la eléctrica. La mayor parte de las viviendas la cumplen, pero si vives en un edificio obsoleto, revísala antes por si acaso. Vas a evitar imperfecciones, crecidas de agua o algún percance.

Ajusta las patas para ubicar tu electrodoméstico perfectamente horizontal. Así vas a evitar algún peligro de desbordamiento o fuga. El electrónico debe ser usado a una temperatura ámbito de entre 5ºC y 45ºC. De cualquier manera, si tu lavavajillas está colocado en una cuarto probablemente expuesta al frío.

Conecta siempre tu electrodoméstico a una toma de tierra. Esta debe ser de forma sencilla alcanzable. No uses alargadores ni regletas. Ten en cuenta de que el lavavajillas no aplasta el cable eléctrico.

Si tienes la posibilidad, puedes conectar tu lavavajillas y tu lavadora a la misma tubería de agua por medio de una tubería con apariencia de Y. Para la retirada de agua sucia (dicho de otra forma, para disponer los desagües), usa una parte que tenga doble entrada.

La altura del desagüe debe estar entre 40 cm y un metro, siempre que sea viable. Los lavavajillas bitérmicos se tienen la posibilidad de conectar tanto al agua fría como al ardiente.

Para evadir que poseas que ejercer de fontanero, los grifos autoperforantes te aceptan hacer una llegada de agua al agujerear de forma automática la tubería en el instante de atornillarla.

Al hacer la instalación del lavavajillas, comprueba que el agua del desagüe sale libremente. Engancha el desagüe a la entrada a través de un collar para evadir que se resbale. Ten precaución de ubicar bien la llave de paso para que consigas entrar a ella de manera rápida en caso de necesidad. Ten en cuenta de las tuberías no están ni dobladas ni torcidas.

  • Ajusta el suavizante del lavavajillas en funcionalidad de la dureza del agua. Para entender cuál es, consulta con el servicio de organización de agua de tu red social.
  • Llena el depósito de sal con un litro de agua precisamente. Ahora, echa la sal hasta que el cajón esté lleno. Es habitual que se salga el agua.
  • Llena el depósito con líquido de aclarado.

No es requisito agregar sal y líquido de aclarado si usas pastillas 3 en 1.

Cómo llevar a cabo un óptimo uso de tu lavavajillas

Cargar bien el lavavajillas

Comprueba que tus platos se tienen la posibilidad de lavar en el lavavajillas. Colócalos según las normas. No sobrecargues las bandejas.

  • Retira un poco los residuos enormes de comida, con papel de cocina si fuese primordial. No es requisito que los limpies con agua.
  • Coloca los recipientes de forma permanente, con la abertura hacia abajo. Ubica los platos menos simples de lavar en la bandeja inferior. Ubica en la bandeja superior las cosas más pequeñas o frágiles. Coloca los cuchillos u otros utensilios punzantes en la cesta para cubiertos, con las puntas giradas hacia abajo,o túmbalos en la bandeja de los platos. ¡Se lavarán mejor!
  • Asegúrate de que nada traba el conducto de lavado para que el agua llegue bien a todas partes.

¿Qué programa utilizo?

Consulta la tabla de programas en el manual de normas de tu lavavajillas. Escoge el software más correcto al tipo de vajilla, a la cantidad y al estado de los residuos:

  • Programas intensivos: esta clase de programas son para los platos o cazos principalmente sucios (lavado a 70ºC sw temperatura o superior).
  • Programas eco: para los platos con mugre habitual (lavado a 45ºC o 50ºC).

Según el modelo de lavavajillas, hay funcionalidades complementarios como el prelavado, el remojo, el software ágil o el lavado a media carga.

Vaciar el lavavajillas

Cuando finalizes el lavado, abre bien la puerta del lavavajillas y deja que los platos se enfríen antes de vaciarlo: los platos calientes son frágiles. Comienza vaciando la bandeja inferior, luego descarga la superior para que no se mojen los de abajo con agua que se haya podido quedar acumulada.

¡No te olvides de echar sal!

Tu lavavajillas tiene un suavizante de agua porque requiere agua dulce para trabajar. Por eso usa sal regeneradora. Si tus platos tienen manchas blancas, es porque a tu lavavajillas le falta sal.

  • Ajusta el suavizante en funcionalidad de la dureza del agua de tu casa (infórmate en el servicio local de organización de agua de tu comunidad). Sigue las advertencias del manual de normas de tu lavavajillas para llevar a cabo los cambios.
  • Comprueba y rellena con regularidad el cajón de sal y el del producto de aclarado. Algunos modelos te indican con un testigo si es requisito rellenarlos. Usa solamente sal principalmente concebida para el lavavajillas.
  • Cuando rellenes el cajón de sal por primera vez: llénalo totalmente de sal y agrega agua hasta que desborde el cajón.

¿Producto de aclarado?

Asistencia al secado evadiendo que el agua deje huellas sobre tu vajilla, más que nada en los vasos. Si usas productos 2 en 1 o 3 en 1 es inservible que lo añadas. Tendrás la posibilidad de cambiar de forma automática la dosis de producto.

Las pastillas “todo en uno”

¿Estás cansado de tener que adquirir numerosos productos para un solo electrodoméstico o de tener que acordarte de llenar el depósito de líquido de aclarado? Algunos modelos tienen la funcionalidad todo en uno. Estos ciclos particulares optimizan el lavado con las pastillas de lavado y te entregan unos platos sin manchas. No es requisito agregar sal excepto si el agua tiene cal.

¡Aún más ahorro!

  • Si puedes, conecta el lavavajillas al agua ardiente, consumirás menos electricidad para calentar el agua. Esto puede hacerse además con los lavavajillas bitérmicos.
  • Programa un inicio diferido a lo largo de las horas más baratas si tu cuota lo facilita.
  • Exprime la aptitud totalmente sin sobrecargarlo. Ajusta la dosis de detergente a la proporción de lo que vas a lavar. Si tu vajilla no está muy sucia, escoge el software de ahorro.

Cómo proteger tu lavavajillas

Los filtros del lavavajillas

Tienes que lavar con agua regularmente los filtros localizados en el fondo de la cubeta de tu lavavajillas. Un filtro sucio impide un óptimo lavado.

Truco: limpia el filtro siempre que vacíes el lavavajillas.

Cuando lo vayas a manejar: el lavavajillas debe estar desenchufado para que consigas desenroscar el filtro, lavarlo con agua y volver a enroscarlo.

La puerta de tu electrodoméstico

Limpia las juntas herméticas de la puerta de tu lavavajillas con regularidad. Recuerda los cajones que tienen dentro los productos de lavado y aclarado, si los limpias ocasionalmente, no se acumularán restos ni se obstruirán.

Los conductos de lavado

Limpia los conductos de lavado dos o tres ocasiones al año. Los restos de comida podrían atascarse, tapar los agujeros y bajar la calidad del lavado.

Es simple de conducir: desenchufa el lavavajillas, desatasca los agujeros con un elemento puntiagudo como una aguja de tejer o un palillo de los dientes.

Si tu modelo lo facilita, desmonta las piezas de lavado, acláralas con agua, limpia los agujeros y regresa a montarlo.

¿Manchas blancas en tu vajilla?

Ajusta el suavizante de agua en funcionalidad de la dureza del agua de tu región. Contactate con la empresa proveedora de agua. Para entender cómo cambiar el suavizante de agua, consulta el manual de normas de tu electrodoméstico. Vas a encontrar un tabla resumen de los cambios correctos para tu caso.

Recuerda llenar el cajón de sal con regularidad. La mayor parte de los lavavajillas tienen indicadores luminosos cuando el nivel de sal y abrillantador está bajo y requiere rellenarse.

Si el agua de tu región tiene mucha cal y los cambios del suavizante de agua no han impedido que se deposite la cal en tu lavavajillas, hay limpiadores particulares para limpiar tu electrodoméstico.

 

¿Olores repugnantes?

  • Coloca en marcha tu lavavajillas vacío unas 3 ocasiones al año con un programa intensivo, a ser viable con un producto limpiador desengrasante y antiolor. Así vas a evitar que aparezcan pésimos olores y bacterias.
  • Podrás ubicar en tu electrodoméstico un producto antiolor para lavavajillas.
  • Comprueba que las juntas de la puerta están limpias. En caso opuesto, límpialas dado que tienen la posibilidad de quedar restos de comestibles escondidos y terminar dando un mal olor al lavavavjillas.

Más sobre Lavavajillas



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *