Loading Posts...

Robot aspirador, instalación, uso, mantenimiento y limitaciones

Que es un robot aspirador
Que es un robot aspirador

El robot aspirador es un aparato redondo con un cepillo y una boca de absorción en la parte de abajo. Cuenta con infrarrojos para detectar los obstáculos, de forma que él solo va limpiando las habitaciones sin chocarse con los muebles.

Según los tipos de programa que tenga, hará el trabajo de diferentes formas, pero no se dejará ningún rincón de la casa sin aspirar gracias a su tecnología inteligente.

Al moverse libremente, funcionan con batería recargable, sin cables, para que no se enrede. Algunos modelos también lo incluyen como opción y estos robots suelen tener sistemas anti-enredos. Su autonomía puede variar dependiendo de la marca y el modelo, pero podemos encontrar aparatos que duran entre los 80 minutos y los 120.

Cada robot aspirador lleva un tiempo determinado de aspirado. Suelen completar varias fases para dar el mejor resultado y por tanto, debemos dejarles terminar de hacer su trabajo. Este tiempo varía dependiendo de los diferentes programas de aspiración que tenga el aparato, pero suelen tardar entre 45 y 50 minutos.

Su depósito para la suciedad no suele exceder de un litro y no llevan bolsa. En el depósito se comprimen todas las partículas aspiradas de forma eficiente.

Barrera virtual

Además de la detección automática de los obstáculos del robot aspirador, estos aparatos cuentan en su mayoría con la función de barrera virtual.

Es una forma de delimitar el espacio que queramos que el robot limpie y sirve para evitar que se meta bajo mesas, que se salga por la puerta o que se caiga por las escaleras, por ejemplo.

Cómo utilizar tu robot aspirador

Primer uso

¿Sacas por primera vez el robot aspirador de su embalaje? Antes de utilizarlo, debes introducir la batería en su sitio y cargarla. Para ello, activa el botón de conexión ubicado debajo del aparato y colócalo sobre su base. Para optimizar la autonomía de la batería, realiza una carga completa.

Nota: antes de hacer la primera limpieza, debes quitar los plásticos de protección pegados al aparato: impedirían que los sensores funcionen.

Para obtener un resultado óptimo en cualquier situación, hay distintos modos de limpieza con tu robot aspirador:

  • Modo automático: es el modo por defecto. Permite que el robot calcule automáticamente el tamaño de la habitación y que regule los ajustes de limpieza.
  • Modo aspirado localizado (spot): para aspirar en profundidad una pequeña zona limitada. Es ideal por ejemplo para aspirar las migas que caen alrededor de la mesa de la cocina.
  • Modo arranque diferido: es posible programar con antelación una o varias sesiones de limpieza. El robot se pondrá en marcha automáticamente el día indicado, a la hora definida. Es especialmente útil para limpiar cuando no estás en casa.

Cada vez que lo uses, conéctalo a su base de carga. Asegúrate de que dejas suficiente espacio por todas partes, para que el robot aspirador pueda acceder sin problema. Para facilitar los desplazamientos del robot y optimizar su funcionamiento:

  •  Recoge todos los objetos ligeros o frágiles que estén en el suelo, además de la ropa, los trozos de papel, los juguetes o cualquier objeto pequeño que podría bloquear los cepillos del aspirador u obstruir el orificio de aspirado del aparato.
  •  Libera el espacio de circulación de cables o cualquier otro elemento en el que el aspirador podría enredarse.
  •  Coloca las sillas encima de las mesas.
  •  Si tienes alfombras con flecos largos, escóndelos debajo de la alfombra.

Toma nota: tu robot aspirador está concebido para un uso doméstico, sobre suelo seco. Por tanto, está prohibido usarlo para aspirar líquidos, arena, ceniza, polvo de escayola u objetos puntiagudos y cortantes (trozos de cristal, clavos, tornillos).

Los sensores del robot aspirador le permiten crear un completo mapa de la habitación con el fin de establecer su itinerario de desplazamiento a lo largo de las paredes, alrededor y debajo de los muebles, etc. No te preocupes si el aspirador no limpia toda una zona: volverá más tarde gracias al mapa grabado en su memoria.

Una vez que está en marcha, los cepillos rotatorios ubicados debajo y en el lateral del aparato permiten recoger y encauzar la suciedad hacia la boca de aspirado del robot.

Toma nota: los sensores ubicados debajo del robot le permiten detectar los desniveles y le impiden caerse desde lo alto de las escaleras. Si durante la limpieza el nivel de autonomía del robot autonomía se acaba, este vuelve automáticamente a la base para recargar la batería. Una vez recargada del todo, retomará la limpieza donde la dejó.

Puedes restringir el funcionamiento del robot aspirador a un espacio específico gracias a las paredes virtuales. Colócalas delante de las macetas, en el marco de las puertas, o delante de cualquier otra zona a la que quieras bloquear el acceso, unas pequeñas carcasas con infrarrojos forman una barrera invisible infranqueable para el robot aspirador. Para ello, solamente tendrás que ajustar el largo de tu barrera virtual en línea recta.

Con el fin de mantener la eficacia de tu robot aspirador, conviene limpiarlo después de cada uso.

  • Vacía el depósito de polvo y en caso de necesidad enjuágalo (asegúrate de que esté bien seco antes de volver a introducirlo en el aparato).
  • Limpia el filtro con ayuda del cepillo de limpieza suministrado con el aparato.
  • Retira las pelusas, pelos y otros residuos que pueden haber quedado atrapados en los cepillos rotatorios del aparato.
  • Limpia los sensores de obstáculos y zonas escarpadas con un paño suave y/o un bastoncillo.
  • Comprueba que las ruedas del aspirador no estén bloqueadas por un cúmulo de polvo o un cuerpo extraño.

También debes limpiar regularmente:

  •  El filtro de salida.
  •  El filtro de protección del motor.

Toma nota: ¡antes de tocarlo, apaga el robot con el interruptor on-off!

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.