Loading Posts...

3 soluciones para evitar planchar las camisas

1. La lavadora: programa para camisas

Las novedades que te hacen ganar tiempo

No es solo marketing. El programa específico para camisas que tienen algunas lavadoras está especialmente pensado para lavar tus camisas y blusas con suavidad, respetando su forma y la naturaleza del tejido sin arrugarlas. Una de sus características es el centrifugado: no pasa de 400 a 600 vueltas por minuto. Las camisas salen de la lavadora sin gotear pero se mantienen suficientemente húmedas como para que se alisen las arrugas en una percha con el peso del agua. De esta manera el planchado es mucho más fácil o incluso innecesario según la naturaleza del tejido de tu ropa.

2. La función vapor

¿Para qué sirve?

¿Vas a planchar tus camisas para la semana? ¿Quieres ponerte una camisa nada más sacarla del armario? Adiós arrugas. Gracias al programa de vapor, tu ropa sale ventilada, sin arrugas, fresca y sin olores. Además, el tiempo de planchado se reduce a la mitad.

¿Cómo funciona?

El agua entra en contacto con la resistencia que está debajo del tambor. Al calentarse, esta genera vapor que sube al tambor. Los giros del tambor crean un auténtico baño de vapor que destensa las fibras.

3. El tambor de alta protección

Tu ropa lo notará

Camiseta deformada, jersey lleno de bolitas… ¿Alguna vez te has encontrado tu ropa hecha una bola o dañada después de un lavado? Algunos fabricantes han creado lavadoras con tambores de alta tecnología pensados para cuidar tu ropa delicada respetando su forma y su estructura. Tu ropa se conserva mejor y es más rápido plancharla.

¿Cómo funciona?

En algunas lavadoras el tambor tiene forma de gotas de agua, en otras un relieve o nido de abeja. Este tipo de tambores crean una cortina de agua entre la superficie y tu ropa para limitar al máximo el frotamiento.

Truco para tus viajes

Para que tu camisa esté lista incluso estando de viaje

¿Estás de viaje y no puedes planchar tu camisa para tu cita de mañana? Deja correr agua muy caliente en la bañera durante unos minutos. Cuelga tu camisa en una percha justo encima. ¡Espera unos minutos y listo!