Loading Posts...

Tus buenos propósitos para el planeta

Tus buenos propositos para el planeta
Tus buenos propositos para el planeta

Elegir bien

Define tus necesidades antes de comprar. Si sois una pareja sin hijos, no elijáis un frigorífico con capacidad para familia numerosa. Gastaría mucha energía para enfriar un gran espacio medio vacío.

El consumo es importante. Cuando elijas una pantalla plana, un ordenador o un congelador compara el consumo de los distintos modelos de los recursos que utiliza. A veces compensa elegir un electrodoméstico un poco más caro que consuma menos que uno barato. Tus facturas de la luz te lo agradecerán.

Hacer durar y arreglar

Basta con algunos sencillos gestos de vez en cuando para un buen mantenimiento de los electrodomésticos y así conseguir que duren más. Debes saber que si limpias habitualmente tu lavadora con un producto específico alargarás su vida de manera notable. Toma una actitud ecológica: ¡arreglar mejor que tirar! Con la garantía y el servicio posventa del vendedor puedes estar seguro de que encontrarás las piezas sueltas para tu electrodoméstico y personas capaces de arreglarlo por ti.

Reciclar

Para evitar el despilfarro de materiales reciclables y las reservas salvajes se han organizado los sistemas de reciclaje. Desde 2006 es obligatorio por ley recoger tu viejo electrodoméstico cuando compras uno nuevo… esto es algo que hace de deben hacer el vendedor!

Intenta no dejar los electrodomésticos en stand by

Increíble pero cierto: en ocasiones los electrodomésticos en reposo ocupan el primer puesto del consumo eléctrico (exceptuando calefacción y cocina) de algunos hogares. Cada vez tenemos más cadenas de música, grabadores, televisores en casa y casi siempre están en stand by. ¡Imagínate!, el modo reposo de un video equivale al 90% de su consumo eléctrico.

Truco: las regletas

Piensa en parar el stand by prolongado de tus electrodomésticos. Si es posible, apágalos por completo. ¿Una solución para evitar estos consumos ocultos? Las regletas, ya sabes, esos enchufes múltiples con interruptores. De esta manera, podrás desenchufar varios electrodomésticos al mismo tiempo. Por ejemplo, antes de acostarte aprietas un solo botón y apagas la cadena, la tele y la videoconsola.

Electrodomésticos que consumen menos energía

¿Lo sabías? Un ordenador portátil consume entre un 50% y un 80% menos que un PC de sobremesa. Una pantalla LCD encendida consume un 60% menos que una de tubo de rayos catódicos. Es pan comido: ¡los equipos multifuncionales consumen menos que la suma de los electrodomésticos a los que reemplazan!

Pilas recargables

¡Pueden parecer caras cuando las compras pero es una inversión a largo plazo! Si haces las cuentas, muchos de tus electrodomésticos utilizan pilas, desde el mando hasta la radio portátil, sin contar los juguetes de los niños. Así limitas los residuos tóxicos. Acuérdate de los contenedores de pilas usadas. Los encontrarás en nuestras tiendas.

Elige lo mejor, elige la A e incluso el +

Para empezar, debes saber que un electrodoméstico actual consume mucho menos que uno antiguo. Además, si sabemos que los frigoríficos y los congeladores representan el 32% del consumo energético de un hogar, es mejor elegir un modelo especialmente ahorrador. Ahí es cuando hay que mirar la etiqueta energética y elegir un modelo con etiqueta A, incluso A+ o A++.

Las buenas costumbres

  • Descongela el congelador en cuanto que la escarcha pase los 2 o 3 mm (debes saber que ½ cm de escarcha aumenta el consumo de energía un 30%).
  • No pongas platos calientes en el frigorífico.
  • Cuando utilices tu lavadora, mejor a baja temperatura (un lavado a 30ºC consume tres veces menos de energía que un lavado a 90ºC) y no abuses del detergente.
  • Filtra el agua con una jarra purificadora, evitarás la tarea de los envases de agua y te ahorrarás muchas botellas de plástico.
  • Da prioridad a la inducción, es el modo de cocción más barato.

¿Lavar tu casa sin detergente?

¡Gracias a la máquina de vapor podrás limpiar del suelo al techo, pasando por los baños! Es inútil utilizar cualquier detergente: el vapor despega y disuelve la suciedad. La temperatura del vapor llega hasta 135ºC y destruye a su paso bacterias y ácaros, sobre todas las superficies de la casa.